Allanamientos en las 1008 Viviendas y un detenido por un hombre baleado en la cabeza

Este viernes personal de la Brigada de Investigaciones, junto con el grupo especial GEOP, Infantería y Operaciones desplegaron una serie de allanamientos en el barrio 30 de Octubre en el marco de la causa que tiene como víctima a Miguel Ángel Nitor, de 26 años, quien fue baleado el pasado 9 de octubre en el complejo 1008 Viviendas. Hay un hombre detenido.

Desde las 8 de este viernes, la Brigada de Investigaciones, a cargo de los comisarios Andrés Gracias y Pablo Lobos, junto con el grupo especial GEOP, Infantería y Operaciones llevaron adelante cuatro allanamientos en el complejo habitacional 1008 Viviendas, en el barrio 30 de Octubre. Las diligencias se efectuaron en el marco de la causa que tiene como víctima a Miguel Ángel Nitor, de 26 años, quien fue baleado en la cabeza el pasado 9 de octubre.

Los operativos se realizaron tras el requerimiento efectuado por el fiscal general Adrián Cabral y con la autorización de la juez penal Daniela Arcuri.

allanamientos 2.jpeg

Se requisaron varios departamentos de los edificios 64, 76 y 79. La policía secuestró elementos de interés para la causa de la investigación y detuvo a Ricardo Adrián González, quien sería el presunto autor del disparo que dejó malherido a Nitor.

El hombre de 26 años recibió un balazo en la cabeza, con orificio de ingreso detrás de la oreja izquierda y orificio de salida en la fosa nasal derecha. La lesión lo mantuvo en terapia intensiva por una semana.

LA INVESTIGACION

Miguel Ángel Nitor (26), se hizo conocido a comienzos de la década como “el ladrón de las panaderías”, porque en 2012 fue condenado a 5 años de prisión en un juicio abreviado por cuatro robos agravados y un delito de daño.

allanamientos 3.jpeg

El pasado 9 de octubre, Nitor llegó hasta su casa en el barrio San Martín con el último aliento. Sus allegados le contaron a El Patagónico en los pasillos del hospital que llegó hasta su vivienda, en la calle Las Margaritas al 800, a bordo de un vehículo que le habían prestado horas antes.

El auto estaba en llanta. Cuando se bajó del coche, Nitor vomitó sangre y cayó tendido. Balbuceaba, y pedía por su madre. Estaba bañado en sangre. Quienes lo asistieron no sabían en dónde estaba herido. El hombre no podía decir mucho. Rápidamente sus familiares y una vecina lo subieron a un vehículo y lo trasladaron de urgencia al Hospital Regional. Allí descubrieron que tenía un orificio de entrada de bala detrás de la oreja y de salida a la altura de un ojo.

Un llamado había alertado al Centro de Monitoreo que se había producido un abuso de arma de fuego en el sector de las 1008 viviendas, en el 30 de Octubre, pero personal policial de la Seccional Quinta fue hasta el lugar y no encontró nada. No había testigos tampoco.

De esa manera, tomó intervención la Brigada de Investigaciones que en lo inmediato llevó a los familiares de Nitor a tomarles entrevistas para determinar las circunstancias del ataque y si tenía algún problema con alguien.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico