Asaltan a un conocido estilista de la calle Sarmiento y un disparo le roza la cabeza

El estilita Fernando Boss fue asaltado en la madrugada de ayer por dos sujetos que golpearon la puerta de su local cuando ya estaba cerrado. En el forcejeo se disparó el arma de uno de los asaltantes y el proyectil le rozó la cabeza. Finalmente lo golpearon con un fierro y le robaron un televisor LED.

El estilista Fernando Boss fue abordado por dos sujetos durante la madrugada de ayer cuando se encontraba junto a una amiga en el local que tiene sobre calle Sarmiento al 900. Al atender el llamado a la puerta lo golpearon con un fierro y durante un forcejeo se disparó el arma que llevaba uno de los individuos. El tiro le rozó la cabeza y los ladrones se llevaron un televisor LED.

Una nueva agresión sufrió el estilista, estaba vez fuera del horario laboral pero cuando estaba en el interior del comercio que funciona sobre Sarmiento, entre Italia y Francia. Boss estaba acompañado por una amiga, tocando la guitarra y cantando.

Según relató a El Patagónico, eran las 3 del lunes “yo estaba en el local, siempre me quedo hasta tarde tocando música en la peluquería, y me golpearon la puerta, no sé quiénes eran. Entraron directamente, pero alcance a noquear a uno”, relató Fernando.

“Al que tenía el arma se la quise arrebatar y ahí se disparó el tiro y me rozó la cabeza en la parte superior del cráneo”, explicó el peluquero.

El otro ladrón luego le propinó varios golpes con un caño en la cabeza. Mientras que su amiga salió ilesa del violento robo y los sujetos huyeron con un televisor LED.

El estilista tuvo que ser hospitalizado y le practicaron varios puntos en el cuero cabelludo producto de la herida que le produjo el roce del proyectil, que afortunadamente solo le provocó lesiones de carácter leve, aunque tuvo que permanecer internado en observación hasta ayer a la tarde.

En el episodio actuó la policía de la Seccional Primera y tomó intervención el personal de la Brigada de Investigaciones. La víctima desconoce quiénes eran los individuos.

Se debe recordar que el 27 de enero de 2017 Boss ya había sido agredido en el mismo salón de belleza por los familiares de una clienta. El peluquero le colocó revelador y le quemó el pelo sin intención. Quiso devolverle el dinero y realizarle un tratamiento, pero fue “patoteado”.

Ese día la llegada de personal policial calmó los ánimos en la vereda del comercio. Sin embargo, Boss ya había sido atacado a golpes de puño y con un objeto de madera, pero a diferencia de ayer estaba con otros clientes y su asistente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico