Atribuyen a Sendero Luminoso el asesinato de tres policías en Perú

Tres suboficiales de la Policía Nacional del Perú (PNP) fueron asesinados a balazos en una emboscada que el gobierno atribuyó a un sector remanente de la organización guerrillera Sendero Luminoso que últimamente trabaja como brazo armado de grupos narcotraficantes, informaron ayer fuentes oficiales.
El episodio ocurrió anteanoche en Paucarbamba, en el departamento Huancavelica, muy cerca de la zona selvática del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), donde tiene su centro de operaciones el grupo armado encabezado por los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino.
Esa zona suele ser usada como corredor para el tráfico de cocaína que se elabora dentro del Vraem y sale de allí para ser exportada, en un negocio controlado principalmente por carteles de México, describió la agencia DPA.
El ataque consistió en una emboscada contra dos camionetas de la PNP, una de las cuales fue baleada y la otra, incendiada, detalló el director de Tránsito y Seguridad Vial de la institución, general Jorge Lam, y reprodujo la agencia Andina.
El presidente Pedro Pablo Kuczynski calificó el atentado de "cobarde" y aseguró que "las investigaciones no cesarán hasta encontrar a los asesinos", en mensajes en su cuenta oficial de Twitter, en los que utilizó el hashtag #TerrorismoNuncaMás.
Anteanoche, poco antes de que se supiera de la emboscada a los policías, el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, afirmó que el gobierno estaba "vigilante" debido a la inminente excarcelación de dos miembros de Sendero Luminoso.
"No nos temblará la mano si tenemos que tomar decisiones para combatir el terrorismo; el Ministerio del Interior ya está tomando las acciones necesarias por si existe alguna manifestación contra la seguridad", dijo el primer ministro.
Para los próximos días está prevista la liberación, por cumplimiento de sus penas, de Martha Huatay y Maritza Garrido Leca.
Huatay, de 72 años, fue jefa de abogados y miembro de la cúpula de Sendero Luminoso, mientras Garrido Lecca, famosa bailarina clásica hoy de 52, ocultaba en su casa al líder de la organización, Abimael Guzmán, cuando fue capturado por las autoridades en 1992.
El ministro del Interior, Carlos Basombrío, advirtió que Huatay y Garrido Lecca estarán en la mira de la Policía pero dentro de los márgenes de la ley, pues al haber pagado sus condenas no tendrán cuentas pendientes.
El martes se cumplirán 25 años del día en que la Policía capturó a Guzmán y a su mujer y número dos de Sendero Luminoso, Elena Iparraguirre, en lo que resultó un golpe irreversible para el grupo maoísta, al que la Comisión de la Verdad responsabilizó por más de 40.000 muertes entre 1980 y 2000.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico