Brigadistas: "en verano somos héroes y el resto del año somos olvidados"

Continúan de paro los Brigadistas del noroeste del Chubut, nucleados en ATE, ayer se movilizaron sobre la ruta nacional 40, en El Hoyo, para reclamar "por el cumplimiento de las paritarias, que nos paguen los aumentos acordados por la cláusula gatillo homologada y los sueldos en tiempo y forma", graficó el delegado Pablo Aravena.

El paro de los brigadistas cordilleranos se extenderá hasta el domingo, tienen las bases paralizadas y no hay guardias. Para el sector el pago atrasado del aguinaldo no fue suficiente para hacer frente con la deuda que se mantiene con el sector.

“Nuestra gente está descontenta porque no nos han pagado –insistió-, hicimos paro el jueves y el viernes para visibilizar esta realidad y nos llamen a conciliación obligatoria para resolver el 12% acordado, más el 50% de octubre y noviembre. Hasta hoy (por ayer) si hay un alerta de incendio, no vamos a salir, tampoco estamos cumpliendo con las guardias. En la actualidad, un brigadista que recién ingresa tiene un sueldo básico de 19 mil pesos, totalmente insuficiente para afrontar el costo de la canasta básica en la cordillera”, aseveró en diálogo con Diario Jornada Pablo Aravena, delegado del sector.

Enseguida hizo memoria de “otra deuda crónica del Estado chubutense con los combatientes de incendios forestales, que es el equipamiento. También faltan vehículos, herramientas manuales, motobombas, mangas. Es cierto que los recursos nunca alcanzan, pero tenemos una vocación de servicio que nos lleva a salir aunque sea en alpargatas”, reconoció.

En referencia al reconocimiento tributado días pasados en Puerto Patriada a los brigadistas, lo calificó como “una foto y un asado con los funcionarios, pero faltó la indumentaria para el personal. Hoy estamos necesitando borceguíes y chaquetas, pero lo que más necesitamos en este momento los 240 trabajadores distribuidos desde Lago Puelo hasta Río Senguer, es plata”, puntualizó.

Por otro lado, recordó: “en algunas bases hay reclamos por cuestiones edilicias”.

Acerca de las condiciones laborales de temporada, Aravena resaltó que “durante todo el verano estamos las 24 horas en apresto, mientras que en invierno nos mandan a trabajar cuando hay inundaciones o catástrofes, además de la tareas de poda, repartir leña y otras actividades, como difundir la prevención entre los turistas. En esta época, somos aquellos que cuidamos el recurso forestal y nos convertimos en héroes si apagamos un incendio, pero el resto del año somos los olvidados”, remarcó.

“El combate de un incendio comienza y se termina con una pala, que siempre la maneja un brigadista; más allá del concurso de los medios aéreos y todo tipo de ayuda que pueda llegar. Por eso es fundamental que las autoridades vean y atiendan nuestras demandas”, recalcó el delegado gremial.

Durante la jornada de reclamo hicieron cortes intermitentes de cinco minutos sobre la cinta asfáltica, al ritmo de redoblantes y con despliegue de pancartas, donde aprovecharon para entregar a los cientos de automovilistas de vacaciones que están recorriendo la Comarca Andina. “El gobierno de Mariano Arcioni no nos da respuestas y nos obliga a hacer esta manifestación”, subrayó Pablo Aravena en el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico