Caos y saqueos: militares custodian las calles

Ante la caótica situación, el presidente chileno Sebastián Piñera dijo ante la prensa: "Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin límite".

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”, dijo Piñera a la prensa. El Gobierno extendió la noche de este domingo a ciudades del sur y norte del país el estado de emergencia para hacer frente al violento estallido social, informó el ministro del Interior y Seguridad, Andrés Chadwick.

“Se ha incorporado al estado de emergencia a todas las comunas de Región Metropolitana, la ciudad de Antofagasta (norte) y Valdivia (sur) y se encuentran en trámite los decretos de emergencia para todas las comunas de Valparaíso, para la ciudad de Talca, Chillán, y Chillán Viejo, Temuco y Padre Las Casas y la ciudad de Punta Arenas”, afirmó Chadwick, en TV.

El militar explicó que la medida se adoptó ante la gravedad de los disturbios que se registraron la noche del sábado, con cuatro supermercados saqueados y otros dos incendiados.

"Durante el día de hoy hemos tenido enfrentamientos con grupos hostiles de gente que solo busca saquear", indicó el general. El centro de Santiago ofrecía imágenes dantescas de destrucción, con semáforos en el suelo, restos de autobuses quemados, comercios saqueados y miles de piedras y palos sobre las calles.

Cinco muertos dejó un incendio en un almacén de ropa en la comuna de Renca en Santiago de Chile, con lo que la cifra de fallecidos en los disturbios que se registran en el país suramericano se elevó a ocho este domingo.

El almacén prendió en llamas después de ser saqueado, en el marco de los actos vandálicos que vive la capital chilena.

Estas víctimas se suman a las tres confirmadas hasta ahora, que fallecieron en otros dos incendios en supermercados que también fueron saqueados.

En el barrio de Ñuñoa, unas 5.000 personas se manifestaron pacíficamente por varias horas, con cánticos festivos y gritos en contra del Gobierno de Piñera. Muchos incluso desafiaron el toque de queda y siguieron manifestándose.

Los estudiantes llamaron a nuevas movilizaciones para el lunes y se prevé una gran dificultad en los traslados, al mantenerse gran parte del metro cerrado por los daños sufridos en 78 de sus estaciones y vagones, en destrozos valorados en más de 300 millones de dólares por el presidente de esta empresa estatal, Louis de Grange, recuperó La República.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico