Carrizo: el atentado no cambiará su rumbo

El intendente de Caleta Olivia, Pablo Carrizo, le dijo en exclusiva a El Patagónico que el atentado a balazos del que fuera objeto anoche su camioneta particular y de manera evidente dirigido hacia su persona, es un acto de cobardía que no frenará la impronta que tiene la gestión que asumiera hace cuatro meses.

El jefe comunal recién este jueves ofrecerá una rueda de prensa abierta por este gravísimo hecho delictivo, dado que aún estaba atareado con requerimientos policiales y judiciales. Además, debía darle contención a su familia que permanecía sumamente consternada por el suceso que cobró notoriedad nacional debido a su gravedad institucional ya que en los anales de la historia de esta ciudad no hay antecedentes de un atentado similar contra un intendente en funciones.

De todos modos, Pablo Carrizo tuvo la deferencia de hablar brevemente con este medio periodístico expresando en principio su agradecimiento a todas las instituciones, funcionarios de distintos niveles y vecinos en general de esta y otras localidades que le hicieron llegar mensajes de solidaridad, o bien se expresaron a través de comunicados oficiales repudiando el hecho.

Tras ello, puso de relieve que “este tipo de hechos vandálicos no suman nada para una sociedad, menos aún en una etapa de democracia. Por el contrario, no es la solución de nada”.

Si bien dio a entender que no podía establecer de dónde provenía este ataque, sostuvo que “la comunidad debe saber que los balazos no van a frenar ni impedir que nosotros sigamos trabajando para cambiar la realidad de Caleta Olivia”.

Y fue más allá al señalar que “los que hicieron esto son unos cobardes y yo odio la cobardía. Nosotros (él y su equipo de gobierno) estamos todos los días poniendo la cara, no solo en los recintos del municipio sino también en todos los barrios de la ciudad”.

“Entonces si el problema es contra mi persona, les digo que me pueden encontrar donde yo trabajo todos los días por más de doce horas y no buscarme en mi casa porque se están metiendo con mi familia”, advirtió.

EL CASO

Vale recordar que fueron seis balazos calibre 32 los que impactaron contra su camioneta VW Amarok que se hallaba estacionada frente a su domicilio particular ubicado en la calle Mascardi, zona del barrio Miramar. Fue alrededor de las 23.45 del martes.

Los disparos provinieron de uno de los dos sujetos que llegaron en una moto de mediana cilindrada que escaparon raudamente, aunque la policía logró detener a uno de ellos en la madrugada de este miércoles, luego de inspeccionar registros de varias cámaras de video. El restante sospechoso es buscado intensamente.

El moto vehículo fue también ubicado y secuestrado, pero hasta avanzada la tarde no se había logrado hallar el arma de fuego utilizada.

La identidad del único detenido aún no trascendió, pero se sabe que mañana jueves será trasladado al despacho del juez de Instrucción penal, Gabriel Contreras, para prestar –o no- declaración indagatoria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico