Cayó "El Mono" por la causa narco "Calzoncillos blancos"

J.C., alias "El Mono", fue capturado el miércoles a la tarde por la Brigada de Investigaciones de la Policía del Chubut en Río Pico. Era buscado por la Brigada de Drogas Peligrosas en relación con la causa "Calzoncillos Blancos" en la que el 20 de enero se desarticuló una banda conformada en su mayoría por ciudadanos de nacionalidad venezolana.

J.C., alias “El Mono” fue detenido el miércoles a la tarde por la Brigada de Investigaciones de Esquel, luego de haber sido intensamente buscado por la Policía del Chubut en relación a la causa que permitió desbaratar a una banda de ciudadanos venezolanos, peruanos y argentinos que traficaban droga desde Perú a Comodoro Rivadavia vía terrestre.

El 20 de enero, había sido detenida una pareja de nacionalidad venezolana en un transporte de pasajeros de larga distancia con casi 8 kilos de cocaína de máxima pureza adherida a sus cuerpos dentro de unos calzoncillos en forma de ravioles.

La causa fue investigada por la Brigada de Drogas Peligrosas de Chubut, a cargo de los comisarios Julián Vilches y Andrés Avila, bajo directivas del Juzgado Federal a cargo de la jueza Eva Parcio de Seleme. La droga que se le secuestró a los “mulas” venezolanos era de máxima pureza.

Según se investiga, los narcos que por lo general eran personas de nacionalidad venezolana, lo que hacían era pasar los límites fronterizos a bordo de transporte terrestre con droga adherida a su cuerpo.

Fue a bordo de un transporte de Andesmar, que las dos mulas -un hombre y una mujer-, fueron interceptados en el ingreso a Comodoro Rivadavia con 7,4 kilos de cocaína envuelto en ravioles y dispuestos entre sus piernas, adheridos a sus cuerpos. La droga, de máxima pureza según los investigadores, costaba en el mercado unos 8 millones de pesos.

Las mulas habían pasado primero la frontera de Perú a Chile y luego la de Chile a Argentina. Y siempre con la droga en sus cuerpos sin ser advertidas por ninguna de las autoridades que cuidan los pasos fronterizos. Parece ser que a nadie de las fuerzas de seguridad les llamó la atención el camperón que el hombre llevaba consigo pese a la alta temperatura en la unidad de transporte.

Cuando la mujer y el hombre fueron detenidos en el ingreso a Comodoro Rivadavia, la jueza Parcio determinó que se avanzara con las otras seis diligencias de allanamientos en los domicilios que la Brigada de Drogas ya había marcado.

Así se detuvo a otras cuatro personas y se incautó envoltorios con 16 gramos de marihuana, siete teléfonos celulares, documentación, tres balanzas, un equipo de videovigilancia, una alta suma de dinero en pesos y dólares, una camioneta Chevrolet Tracker, una Ford EcoSport y elementos de corte. Además se detuvo a otras dos personas de nacionalidad venezolana y a dos argentinos. Mientras que un peruano continúa prófugo.

A los detenidos se les tomó declaración indagatoria y finalmente la jueza Parcio decretó el procesamiento de todos los detenidos. La mayoría de ellos con prisión preventiva, mientras que la mujer quedará con prisión domiciliaria.

“Nación debe dar respuesta a nuestros pedidos, los recursos y la tecnología necesaria que venimos solicitando. Quedó demostrado que la droga ingresa por rutas nacionales no por los puertos. Es cuestión de aportar y dar soluciones, no de criticar”, reclamó el gobernador Mariano Arcioni después del operativo.

J.C –cuya identidad se mantiene en reserva durante el proceso de investigación judicial-, ya había sido detenido en otras dos causas de drogas. Una de ellas en 2009 cuando se lo sorprendió con estupefacientes y el año pasado en una causa en la que se le allanó la vivienda y se le encontró varios envoltorios de droga y dinero.

El detenido estaba asentado en Atilio Viglione y vivía de la renta de alquileres para el turismo. Hoy será indagado por la jueza federal Eva Parcio de Seleme.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico