Cayó Zapata Vargas en Coyhaique y la Justicia Federal pidió su extradición

Leandro Fabián Zapata Vargas, quien fue detenido en 2013 mientras contrabandeaba droga hacia Chile a través de caminos alternativos y se fugó de la alcaidía el 6 de mayo del año pasado, cayó detenido en Coyhaique. La novedad la transmitió la Oficina Judicial de esa ciudad chilena a partir de la orden de captura internacional dictada desde el Tribunal Oral Federal. Los trámites de su extradición ya se iniciaron para ser juzgado en Comodoro Rivadavia.

El 6 de mayo se cumplió un año de la fuga de Leandro Fabián Zapata Vargas. Se trata del ciudadano chileno que burló los controles carcelarios y junto a un comodorense detenido, Marcos Luis Gallardo, escapó de la alcaidía por un respiradero.
Gallardo fue recapturado 24 horas después, mientras que el prófugo trasandino fue detenido recientemente en su ciudad de origen. Así lo informó la Oficina Judicial de Coyhaique al Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, desde donde se dictó su captura internacional en virtud de la fuga. A partir de esa información, se remitió el pedido formal de extradición de Zapata Vargas, en los términos establecidos en el Tratado de Montevideo del año 1933, ante la Coordinación de Cooperación Internacional en Materia Penal del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina.
El individuo, que por estos días se encuentra alojado en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Coyhaique, debe ser juzgado en Comodoro Rivadavia por tráfico de estupefacientes.

PASO CLANDESTINO
Zapata Vargas había sido detenido el 21 de noviembre de 2013 por personal del Escuadrón 38 de Gendarmería Nacional. Los gendarmes habían sido anoticiados por los puesteros de una estancia limítrofe sobre la presencia de personas extrañas en el campo que, eludiendo la frontera, caminaban hacia Chile con grandes bultos.
El dato fue corroborado tras un patrullaje por la estancia "El Triángulo". Allí fueron observados dos individuos -posteriormente identificados como Leandro Fabián Zapata Vargas y Daniel Alejandro Soto Osorio, ambos de nacionalidad chilena- a los que se les dio la voz de alto, aunque al oírla estos se echaron a correr a campo traviesa. El intento fue inútil porque fueron reducidos a la brevedad. En la requisa se comprobó que en un bulto azul transportaban siete paquetes que contenían marihuana en un total de 6,3 kilos, por lo cual quedaron detenidos y, tras la indagatoria realizada por la juez Eva Parcio, fueron procesados como coautores responsables del delito de contrabando de sustancias estupefacientes, agravado por la cantidad de la que surge que estaba destinada a ser comercializada dentro o fuera del territorio nacional (artículo 864 inciso "a" agravado, artículo 866 in fine, ambos del Código Aduanero), en grado de tentativa.
Los detenidos quedaron con prisión preventiva y fueron alojados en la alcaidía de Comodoro Rivadavia, pero luego del requerimiento de elevación a juicio, el 6 de mayo del año pasado se escapó Zapata Vargas de su lugar de detención, fecha desde la cual rige su declaración de rebeldía.
A todo esto, Daniel Alejandro Soto Osorio quien llegó a la instancia de debate. El mismo fue realizado ante el Tribunal Oral de Comodoro Rivadavia, el cual estuvo integrado por los jueces Nora Cabrera de Monella, Pedro José de Diego y Enrique Jorge Guanzirolli.
En esa instancia Soto Osorio declaró que Zapata Vargas le pidió que lo acompañara hasta la casa de su tío y salieron por Coyhaique Alto caminando, cruzaron campos y alambrados pero nunca supo que había llegado a Argentina. El procesado tampoco vio al tío de su amigo porque se quedó esperándolo en el campo. También dijo que después fueron hasta un pueblito, compraron cigarrillos y continuaron caminando por el campo, hasta que fueron detenidos.
Finalmente, tras los alegatos de la defensa y la Fiscalía, el tribunal lo condenó a la pena 4 años y 6 meses de prisión de efectivo cumplimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico