Chubutense en México trabaja en un abordaje integral de los boxeadores

Rodrigo Merlo trabaja con Miguel Berchelt, excampeón del mundo, tras haber contraído en forma previa Covid 19. El trabajo interdisciplinario de los boxeadores profesionales es el cambio de paradigma que propone este profesional nacido en Trelew.

El boxeo es visto como el salto que puede producir un deportista, de condiciones naturales y entrenado, para llegar a la gloria y consagrarse mundialmente. Ejemplos en ese sentido sobran.

Rodrigo Merlo, doctor en Ciencias del Deporte por la Universidad de México, no disiente de ello, pero sabe que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse en ese nivel de competencia. En ese sentido, también sobran ejemplos.

“En Argentina, un boxeador que fue inteligente y que supo mantenerse en esos planos fue Omar Narváez, pero él contaba con el apoyo de un grupos de profesionales interdisciplinarios para tal fin”, comentó desde el país azteca Merlo a El Patagónico.

Respecto al boxeo argentino, el profesional sostuvo que se encuentra en una etapa artesanal todavía y por ello hay que sumarle un trabajo desde múltiples dimensiones si lo que se quiere es evolucionar. Algo que está aconteciendo en el resto del mundo y que en México –país dónde el boxeo y el fútbol son los deportes más populares- ya están considerando este nuevo paradigma.

“En México y en el Consejo Mundial de Boxeo estuvimos hablando de esto ante 163 países. Mostrando la importancia y la necesidad de hacer ‘ruido’ para que esto cambie”, remarcó.

Respecto a las resistencias, el doctor en Deportes entiende que haya oposiciones frente a ello y que algunos solo vean al boxeo argentino como algo que se forja entre el entrenador y su púgil. O el púgil y determinado club o escuela de boxeo.

“Yo entiendo que el boxeo argentino esté en una etapa artesanal. Porque también es cierto que para que haya un equipo detrás de un boxeador se necesita presupuesto y es lo que no hay en Argentina”.

“NO PODES SER ESPECIALISTA EN TODO”

Merlo es una persona sin filtro porque también aclara que solo con la buena voluntad no alcanza. “Yo no llevaría a ningún boxeador mío a un Gabinete Metodológico donde atienden a todos. Se necesita gente especializada en el tema. No podes ser especialista en todo. Y si tenés a un gran campeón, no podes poner a un novicio a opinar del campeón. Tenés que ser un profesional de amplio recorrido en el deporte y en el estudio para poder tener injerencia”, sentenció.

En ese sentido, Merlo junto a un grupo de profesionales se encuentra trabajando “en espejo” con un equipo en Mendoza, comandado por Maximiliano Segura, donde los asesores intercambian conocimiento y realizan una tutoría virtual.

“En términos de éxito mundial, se debe tomar al boxeo desde un abordaje integral y creo que tiene que ver con cómo se dicen las cosas y cómo se perciben. Nadie debería ofenderse por hacer un ‘trabajo artesanal’ porque en definitiva, la mayoría hace lo que se puede con lo que tiene. En nuestro caso con Miguel Berchelt, nos encontramos abocados a él, Alfredo Caballero (área técnica); Ricardo Monreal (área médica); Jairo Nárrea y Ana Luna (área nutricional); Tomás Trujillo (área psicológica); Rodrigo Bonaga (área kinesiológica) y yo en el área física”, enumeró.

En base a cada área se platean los objetivos con el excampeón mundial. En base a ello se programan las estrategias. Y se genera el plan de trabajo que es consensuado con el técnico y el manager del boxeador.

Este proceso comienza este mes, cuando Berchelt quedé recuperado del estado de salud, donde el COVID le dejó secuelas que restaron a la hora de salir al ring con Oscar Valdez que lo venció por KO en el 10° asalto.

A modo de cierre, el profesional expresó: “en el boxeo es importante marcarle la esperanza en el amateurismo, para que esa persona se esfuerce y llegue a ser profesional porque en definitiva, cuando perdes el horizonte es cuándo dejas de nadar”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico