Comodoro cuenta su cuarto crimen

Los cuatro homicidios producidos en lo que va del año representan una profunda baja en relación al mismo periodo de tiempo del año pasado donde se produjeron 12 asesinatos.

El crimen de Abelardo Liempis (25) se transforma en el cuarto homicidio que ocurre en la ciudad petrolera en este 2018. Su asesinato en medio de un caso de “justicia por mano propia” dado que se produjo - según las primeras informaciones- en medio de un robo presenta como principal diferencia respecto a los otros crímenes que se produjo en el marco de un caso de inseguridad en ocasión de robo.

Pese a que siempre es alarmante la cantidad de asesinatos que tuvo la ciudad, sorprende la notable baja que hubo en cuanto a homicidios en este primer cuatrimestre del año. En 2017 hasta el 08 de abril ya se habían perpetrado 12 asesinatos, una cifra alarmante en un año que terminó con 20 homicidios.

Este año el contador se abrió con Ismael Martinez, un peón de 57 años que al defender el buen nombre de su hermana enfrentó a Hernán José Antisoli (18), este le produjo un corte en la cabeza y cortes en su muñeca derecha. Las lesiones para el peón fueron letales. Camino como pudo hasta la Gomería “El Destino”, pidió un vaso de agua y se desvaneció.

Otro caso que conmocionó a la opinión pública fue el femicidio de María Soledad Arrieta, aunque en principio se intentó advertir que podría tratarse de un suicidio, pasadas algunas horas el caso salió a la luz. A Soledad Arrieta, su asesino la prendió fuego en la cama y después cerró la puerta de la habitación donde ella dormía –en el quincho trasero de la vivienda de su ex pareja en el barrio Amaya–. La combustión fue rápida y le ocasionó daños irreversibles en su cuerpo que terminaron con su vida. Por este hecho Gustavo Cervera, su expareja y padre de sus hijos, fue detenido como el principal sospechoso de su muerte.

En tanto el pasado 19 de febrero, Juan Troncoso, recibió un disparo desde un vehículo en el sector cinco de las "1008 Viviendas" del barrio 30 de Octubre. De inmediato fue trasladado al Hospital Reginal donde murió una hora después de ingresar. Por este caso se advierte que pudo tratarse de un ajuste de cuentas.

EL CASO DE PEDRO BARRIA

Un caso que fue considerado antes de avanzar en la recolección de pruebas fue el de Pedro Barría, quien finalmente se determinó que se habría disparado accidentalmente. Barría tenía 38 años y fue encontrado herido en el barrio La Floresta. Según la reconstrucción de los hechos, que lograron realizar los investigadores, Pedro Barría se habría autolesionado accidentalmente con un arma de fuego. Un audio de WhatsApp confirmaría esta hipótesis donde la victima pidió ayuda a un amigo luego de dispararse en el abdomen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico