Con el agua que cayó ya hubo problemas: se prevén lluvias aisladas

Según el registro oficial, entre las 18 y las 21 cayeron 18 milímetros de agua que bastaron para anegar algunos sectores de la zona norte y sur de Comodoro Rivadavia. Al cierre de esta edición los canales pluviales funcionaban en forma normal, aunque con un abundante caudal. Vecinos de la calle Marinero López hicieron contenciones para desviar el agua. Una preocupada mujer se encomendó: "confiamos en Dios".

La anunciada lluvia se hizo sentir a partir de las 15 cuando comenzó a caer en forma intermitente. Pero con el correr de las horas aumentó la intensidad y allí muchos comodorenses comenzaron a preocuparse al recordar inevitablemente el devastador temporal de hace un año.

Según informaron desde el área de Pronósticos de la Fuerza Aérea local, entre las 18 y las 21 cayeron 18 milímetros de lluvia. Al cierre de esta edición, los registros meteorológicos anunciaban la continuidad de lluvias con variada intensidad, en principio hasta mañana a la tarde.

En las tres horas más críticas de ayer el agua de lluvia comenzaba a descender de los sectores más altos y se acumulaba en distintas avenidas y calles. Algunos tramos de la Yrigoyen, por ejemplo, se taparon de vereda a vereda, mientras las bocas de tormenta explotaban y ponían en riesgo a los automovilistas.

El canal de la avenida Roca y La Nación acumuló agua hasta su límite, aunque esta vez no colapsó. Sin embargo, los vecinos de la zona estaban muy preocupados y optaron por permanecer en sus casas por temor a que se volvieran a repetir las consecuencias del temporal de marzo-abril de 2017.

AL BORDE

Mabel Uribe, junto a su hija, marido y un amigo de la familia trabajaban a destajo con sus palas sobre la calle Marinero López y Carlos García, en los límites de los barrios isidro Quiroga y Moure. “Tuvimos que tapar porque el agua ya la teníamos arriba de la vereda y empezamos a poner piedras. Yo tengo miedo”, le confesó la mujer a este diario.

Bajo la lluvia, hacían una contención precaria para desviar el hilo de agua que ya los inundó el temporal pasado. “Nosotros tuvimos 1,70 de agua adentro de la casa y perdimos hasta el auto. No se ha hecho ninguna obra todavía”, reclamó la desesperada mujer.

“El miedo es que el agua desemboca acá (contra su casa) y se nos viene de lleno. Yo quería que ahora me hagan un desvío con la máquina; los llame recién para que el agua corra para la Roca. Salimos afuera, estamos empapados y nosotros tenemos tres criaturas y ya tenemos miedo, es la verdad”, recalcó mientras reprochaba la falta de auxilio de parte del municipio.

Parecía que no había pasado el tiempo y a Mabel le costaba contener el llanto, temiendo lo peor. “Nosotros perdimos todo, esto ya me supera. No podemos hacer más nada, nosotros con esta fuerza hacemos esto, esta contención de tierra que se la lleva el agua, pero confiamos en Dios”, dijo.

Otros sectores comprometidos fueron la calle Reconquista de Kilómetro 5, donde hubo anegaciones y mucha acumulación de agua, mientras la zona del puente que separa Kilómetro 8 con Caleta Córdova también acusó las consecuencias de la lluvia y el tránsito era peligroso.

Desde el organismo municipal de Defensa Civil informaron que se entregaron 160 cortes de nylon a distintos ciudadanos que tenían goteras en sus viviendas. Mientras tanto, el personal efectuó recorridas por distintos barrios para prevenir cualquier tipo de contingencia.

Desde el mismo órgano advirtieron que se esperaban lluvias fuertes durante la madrugada y que cayeran entre 15 y 20 milímetros. Por ello, las distintas áreas del municipio estaban disponibles en caso que fuera necesario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico