Con el aporte de Santa Cruz, están los votos para rechazar el DNU

El bloque del gobernador Vidal confirmó a Letra P que no lo avala. Se suma a Río Negro, Neuquén y a Unión por la Patria. Victoria Villarruel busca ganar tiempo.

Por tercera vez, este viernes Victoria Villarruel ignorará el pedido de Unión por la Patria y no convocará a una sesión para tratar el decretazo 70/23, firmado por Javier Milei. El motivo es simple: hay una mayoría en el Senado dispuesta a rechazarlo, con el aporte decisivo de la dupla de Santa Cruz.

Este bloque lo integran José Carambia y Natalia Gadano, quienes ganaron sus bancas asociados al gobernador de su provincia, Claudio Vidal. En diciembre protagonizaron un conflicto con Villarruel cuando después de asumir no les asignaron un despacho.

En diálogo con Letra P, Carambia confirmó que si la vicepresidenta pone el DNU en tratamiento, su bloque pulsará el botón rojo. "Si lo separan en tramos, capaz que algunas cosas apoyamos. Si es todo o nada, votaremos en contra", anticipó. La ley 26.122 es clara: el Congreso puede rechazar o avalar en su totalidad los decretos. Si ambas Cámaras votan en contra, lo borran de un plumazo.

En diciembre, la UCR propuso modificar esa norma para al menos salvar una parte del decretazo y la idea no fue tenida en cuenta por Milei. Las alternativas fueron planteadas por la senadora Carolina Losada y el diputado Martín Tetaz.

Antes de la confirmación de Carambia, en Unión por la Patria contabilizaban un piso de 36 votos en el Senado para rechazar el decretazo, uno menos que la mayoría. Sumaban a 33 propios, al entrerriano Edgardo Kueider, quien integra el bloque Unidad Federal (junto a Carlos Espínola y la cordobesa Alejandra Vigo), la rionegrina Mónica Silva y la neuquina Lucila Crexller.

Las dos últimas responden a los gobernadores de Alberto Weretilneck (Río Negro) y Rolando Figueroa (Neuquén), quienes la semana pasada intimaron a la Nación en reclamo de las concesiones hidroeléctricas. La decisión de Milei de no pagar el fondo de incentivo docente complicó aún más la relación con las provincias.

En UP confían que si están los 37 votos para rechazar el DNU, aparecerán el respaldo de otras fuerzas, como la dupla de Misiones que responde al gobierno provincial o Vigo, la esposa del exgobernador de Córdoba, Juan Schiarietti.

Pese a que fue uno de los pocos mandatarios provinciales visitados por Milei, Vidal tiene varias razones para estar molesto. La principal es la decisión presidencial de desfinanciar a Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), una de las empresas que quieren privatizar.

A Vidal tampoco le causó gracia la pelea de la Casa Rosada con el sindicalismo (de donde proviene) y el giro de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) a Chubut. Rindieron sus frutos las reuniones del gobernador, Ignacio Torres, con el ministro del Interior, Guillermo Francos. Durante el debate de la ley ómnibus, el diputado José Garrido, cercano al mandatario santacruceño, fue uno de los que ayudó a voltear los artículos claves y obligó a Milei a cancelar la sesión desde Israel.

Con el escenario de derrota, Villarruel seguirá sin llamar a sesión al menos hasta marzo. Aun así, el viernes deberá poner la cara en el recinto a las 10 de la mañana en la sesión preparatoria, un trámite reglamentario para elegir autoridades, que Unión por la Patria usará como foro para reprocharle tener congelado el decretazo. El último pedido para tratarlo es para el mismo viernes a las 14.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico