Condenan a un hombre llevado a juicio por tentativa de femicidio

Mauricio Vázquez fue sometido a juicio en Comodoro Rivadavia por tentativa de femicidio doblemente agravada contra su expareja, quien el 21 de marzo de 2020 recibió un disparo en la cabeza. Este jueves fue declarado penalmente responsable por el tribunal. El 27 de octubre se realizará la audiencia en la que se discutirá la pena que tendrá que cumplir. 

Pasado el mediodía de este jueves el tribunal de debate, en el juicio por tentativa de homicidio doblemente agravado, declaró por unanimidad penalmente responsable a Mauricio Vázquez de desobediencias; amenazas coactivas; amenazas simples, amenazas con arma de fuego y tentativa de femicidio agravada por arma de fuego, relación de pareja y violencia de género.

Asimismo, lo absolvieron por otros delitos que le habían imputado: dos hechos de amenazas simples, dos de amenazas con arma de fuego, abuso de armas, y uno de desobediencia.

El tribunal colegiado de debate fue presidido por Raquel Tassello, e integrado por María Laura Martini y Ariel Tedesco, jueces penales; el Ministerio Público Fiscal fue representado por María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Vázquez fue ejercida por Lilian Borquez, defensora pública. Asimismo, se encontraban presentes dos de las víctimas acompañadas por una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

LOS DELITOS LLEVADOS A JUICIO

El primer hecho aconteció el 17 de noviembre de 2019, alrededor de las 20, cuando según la imputación de la Fiscalía, Mauricio Ezequiel Vázquez se presentó afuera del domicilio de su expareja, en el barrio Máximo Abásolo para ver al hijo que tienen en común, menor de edad.

En tales circunstancias y advirtiendo que Vázquez estaba evidentemente bajo los efectos de drogas, la víctima le dijo que en ese estado no podría llevarse a su hijo, a lo que Vázquez respondió diciendo que iba a ir a su casa y después iba a bajar a cagarla a tiros. Ante ello, la damnificada llamó a la Comisaría Séptima, tras lo cual Vázquez la escupió en la cara y se retiró del lugar antes del arribo del personal policial.

En función de lo ocurrido, el 17 de noviembre de 2019, la jueza de paz Verónica Andrea Pedrotti, subrogando a la jueza a cargo del Juzgado de Familia N° 1, decretó la medida de prohibición de acceso y acercamiento, incluidas las comunicaciones telefónicas y/o electrónicas de Mauricio Vázquez hacia la víctima, tanto a su domicilio como a los lugares de trabajo, estudio o cualquier otro donde desarrollen una actividad habitual, por el término de sesenta días. Dicha medida fue personalmente notificada.

Sin embargo, de acuerdo a la acusación de la Fiscalía, el 20 de noviembre de 2019, alrededor de las 22, en clara violación a la medida cautelar referida, Vázquez se presentó afuera de la vivienda de la damnificada, y le dijo: “dame a mi hijo, hija de puta, o te voy a cagar a tiros”, para luego retirarse inmediatamente en dirección a su vivienda al ver que esta tomaba su teléfono celular para llamar a la policía.

La medida cautelar ya referida fue complementada el 6 de diciembre de 2019, por una nueva medida de restricción dictada por el juez Eduardo Oscar Rolinho, en el marco de un expediente que se tramita ante el Juzgado de Familia N° 1.

Allí dispuso, en relación a la prohibición de acercamiento que ya pesaba sobre Vázquez, hacerla extensiva hacia su hijo, por el plazo de 60 días, otorgando los cuidados personales del niño en forma unilateral y exclusiva a la madre.

Vázquez también fue personalmente notificado de esa orden el 16 de diciembre de 2019.

El tercer hecho denunciado data del 1 de febrero de 2020, siendo alrededor de las 17:30. La Fiscalía relató durante el juicio que la víctima se encontraba en su domicilio junto a su padre, cuando Vázquez se presentó afuera de la vivienda y comenzó a insultar a su expareja, diciendo que era una puta de mierda. La mujer salió para enfrentarlo, Vázquez la escupió en la cara y la quiso tomar de los brazos.

Al advertir lo que ocurría, el padre de la víctima salió a defender a su hija, le pegó dos cachetazos a Vázquez y le pidió que se fuera, pero éste le dijo: “qué te metés, te voy a cagar a tiros a vos y a tu familia, te voy a prender fuego todo, los voy a matar a todos ustedes”.

Momentos más tarde, Vázquez regresó, y presuntamente con un arma de fuego, efectuó dos disparos al aire, tras lo cual huyó del lugar al advertir que se acercaban al lugar efectivos policiales a bordo de un móvil, que habían sido convocados por su expareja. Finalmente, cuando observó que los uniformados se habían retirado, Vázquez volvió a amenazarlos exhibiéndoles un arma de fuego.

El cuarto hecho aconteció el 7 de febrero de 2020, siendo aproximadamente las 0:30. La denuncia señala que Vázquez se presentó en el domicilio de su expareja, pidiéndole que retirara la denuncia que ella había radicado días antes y ante la negativa de ésta, le dijo: “entonces vos querés que empiece la guerra y así va a ser”.

En ese momento, pasó un patrullero por las inmediaciones, por lo que Vázquez se dio a la fuga para no ser encontrado en el lugar. No obstante, alrededor de una hora más tarde regresó y comenzó a llamar a su expareja para que saliera de la vivienda, tras lo cual extrajo un arma de fuego y con ella efectuó un disparo al aire.

Al advertir la presencia del móvil, Vázquez comenzó a subir corriendo por la escalinata ubicada al final de la calle Bruno Pieragnoli y una vez arriba, extrajo nuevamente el arma de su cintura, y efectuó disparos en dirección a los efectivos policiales que lo perseguían, sin lograr lesionarlos, tras lo cual escapó.

El quinto hecho ocurrió el 21 de marzo de 2020, siendo alrededor de las 16:30, Vázquez se presentó una vez más en el domicilio de su expareja, junto a sus dos hermanos, y desde afuera comienza a gritar.

Ante ello, la víctima salió de su vivienda para pedirle que se fuera, previo tomar un cuchillo, porque había observado que Vázquez tenía un arma de fuego, y detrás de ella lo hizo su padre.

Así, comenzaron a discutir, y Vázquez le dijo que nunca la iba a dejar tranquila, y que les dispararía a las piernas, tras lo cual extrajo un arma de fuego y efectuó un disparo al aire.

Al escuchar el disparo, el padre de la víctima salió de la vivienda, lo que motivó que Vázquez y sus hermanos salieran corriendo en distintas direcciones.

No obstante, Vázquez corrió detrás de ellos, extrajo el arma de fuego y efectuó tres disparos en dirección a su expareja, uno de los cuales ingresó en su cabeza, quedando alojado a la altura de la sien del lateral derecho.

Momentos más tarde, y encontrándose personal policial de la Comisaría Séptima en inmediaciones de la vivienda de la víctima, convocados por la madrastra de esta última, observaron a Mauricio Vázquez, quien se encontraba en la zona del cerro, a escasos metros de la vivienda de su expareja.

Así, al advertir que con su accionar Vázquez estaba desobedeciendo la orden dictada por la jueza María Marta Nieto el 7 de febrero de 2020, ascendieron al móvil policial y comenzaron su persecución, logrando aprehenderlo cuando se disponía a ingresar al domicilio de su abuela.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico