Confirman la prisión perpetua por el femicidio de Débora Martínez

Los ministros de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia del Chubut confirmaron la sentencia contra Néstor Alberto Aguilante, quien fue condenado a la pena de prisión perpetua por el femicidio de su pareja, Débora Gisell Martínez, ocurrido el 27 de enero de 2017 en el barrio Próspero Palazzo.

La sentencia llegó al Superior Tribunal de Justicia por dos vías, una fue el recurso extraordinario que planteó la defensa y por otro lado, al tratarse de una condena superior a los 10 años, debió ser sometida al examen obligatorio.

La Sala Penal estuvo integrada por los ministros Javier Panizzi, Miguel Ángel Donnet y Mario Luis Vivas, quienes rechazaron el recurso de la defensa y confirmaron la sentencia de grado mediante la cual Néstor Aguilante recibió la máxima pena por el asesinato de su pareja.

El crimen ocurrió entre las 21:30 del 26 de enero de 2017 y las 0:05 del día siguiente. La víctima se encontraba en su vivienda ubicada sobre Teniente Merlo N° 2150 del barrio Próspero Palazzo, en Comodoro Rivadavia, donde residía desde hacía unos dos años con su pareja.

Según la acusación fiscal, Aguilante la agredió mediante golpes de puño y con algún elemento contundente, causándole lesiones en diversas partes del cuerpo, entre ellas, hematoma grande en rostro sobre el maxilar derecho y hasta la zona superior del párpado, múltiples escoriaciones y lesiones equimóticas en tórax y abdomen, herida contuso cortante en zona craneana, escoriaciones y equimosis varias en el cuello.

El agresor además ejerció compresión sobre el cuello de la víctima, causándole de esa manera la muerte a Martínez por asfixia mecánica por estrangulación.

La Fiscalía entendió que el ataque se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Martínez se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Aguilante, basada en una relación desigual de poder.

En el juicio oral y público que se realizó contra Aguilante, el tribunal de primera instancia lo condenó por homicidio doblemente agravado y en la cesura le impuso la pena de prisión perpetua, la cual fue confirmada por la Cámara Penal y ahora, ratificada por la corte provincial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico