Contó cómo hizo para cumplir su sueño: abrazar a Messi

Antonella Siegert tiene 12 años e interrumpió el partido de Inter Miami para conseguir un momento inolvidable junto al 10. “Se vive solo una vez”, le dijo a TN sobre las razones que la llevaron a saltar a la cancha.

El sábado por la noche, Lionel Messi volvió a jugar con el Inter Miami luego de superar la lesión en el isquiotibial de su pierna derecha. En medio del encuentro ante Colorado Rapids que terminó 2-2, el campeón del mundo se cruzó con una fanática que se metió a la cancha para pedirle una foto. “No voy a lavar nunca más esta camiseta”, le dijo Antonella Siegert, la adolescente de 12 años que interrumpió el partido.

TN logró contactar a Carlos, el padre de Anto, quien contó que las entradas para los partidos del Inter Miami no son muy accesibles. Sin embargo, para este partido, pudo comprar tres tickets y fue con sus hijos (el más chico se llama Luciano). “Era muy difícil ir porque las entradas son muy caras y no sabíamos cuándo iba a volver a jugar”, explicó el hombre, que es venezolano.

En ese sentido, continuó: “Sacamos las entradas un mes antes del partido y Anto me dijo: ‘yo quiero entrar (al campo de juego)’. Desde ahí empezamos a ver cómo podíamos hacer para que no le pasara nada. Todos le tenemos miedo al guardaespaldas (risas). Pero nadie le dijo que no lo hiciera porque era su sueño”.

“Traté de sacar los asientos en uno de los corners, que son las tribunas nuevas y están cerca del campo de juego. Pero cuando llegamos vimos que había una caída de varios metros. Por eso nos acercamos a la parte donde está la barra brava, siempre te piden un precinto para estar ahí e identificarte, pero esta vez no lo pidieron. Estuvimos ahí, hasta que en el minuto 87, ella se animó y saltó”, expresó Carlos.

Antonela, por su parte, reveló que la acción tuvo otra instigadora: “Mi mamá me desafió para que lo hiciera”. Y añadió: “Estuve todo el tiempo cerca para poder saltar. Pero una seguridad no paraba de mirarme, hasta que se dio vuelta un segundo y ahí salté. Cuando llegué, Messi me abrazó”. El padre la interrumpió y comentó: “Fue el abrazo de Dios”.

Anto continuó con su relato y su pequeña conversación con Leo: “Me dijo que saliera corriendo para un lado así no me agarraban. Cuando los de seguridad estaban cerca, me movió para que no me lastimaran”.

Y agregó: “Cuando me estaban llevando, todos empezaron a grabarme y gritar. Me llevaron a una parte de seguridad. Se vive solo una vez y lo pude ver a Messi”. En forma de broma, aseguró: “Me querían meter presa por una noche”.

Carlos fue a buscar a Antonela a ese sector de seguridad: “Del club y por parte de Messi no nos dijeron nada. Esperamos que la próxima vez que lo vea sea programado y que no haya problemas (se ríe), queremos que se saque una foto con él o que nos mande un saludo”.

Fuente: TN

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico