Denuncian y aíslan a un médico que regresó de Italia e iba a asistir a un parto

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, fijó una multa de $150.000 para quienes violen el autoaislamiento obligatorio a fin de evitar la propagación del coronavirus. El decreto fue firmado anteayer.

"Las multas percibidas tendrán como destino la atención de la emergencia sanitaria. Además, se realizará una denuncia penal en consonancia con lo dispuesto por la Nación", explicaron desde el gobierno provincial.

El operativo de fiscalización a cargo de personal de Salud Pública y la policía ya debutó. Ayer por la mañana, profesionales de una clínica privada de Viedma advirtieron que un médico que había regresado recientemente de Italia se preparaba para asistir un parto.

Fue sorprendido por las autoridades sanitarias con agentes policiales y obligado a cumplir con el aislamiento.

Un vocero de la gobernación afirmó que "ya se ha tomado contacto con todos los rionegrinos que han regresado de los países afectados por coronavirus. Se tiene un reporte de cada uno, cómo fue el contacto y la notificación. Todos respondieron a la indicación de autoaislamiento".

La situación se complejiza en los centros turísticos. Puestos con agentes sanitarios se instalaron en los aeropuertos y en las terminales de ómnibus para interceptar a los turistas extranjeros.

El viernes pasado dos alemanas llegaron a Bariloche desde Chile sin haber cumplido el aislamiento de 14 días. Se disponían a abordar un micro hacia El Bolsón, pero se activó el protocolo, recuperó La Nación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico