Desbaratan una banda que les vendía falsos títulos de estudio a trabajadores petroleros

La Policía Federal allanó ayer un taller donde se falsificaban títulos de educación secundaria. Se trata de copias de diplomas expedidos por la Escuela 749 y el Colegio Cervantes. También falsificaban licencias de conducir, seguros del automotor y hasta se encontró un acta notarial apócrifa de venta de una propiedad. Además de detener al falsificador, se identificó a sus cómplices, quienes se encargaban de comercializar esos títulos "truchos". Los compradores eran en su mayoría trabajadores petroleros que buscaban ingresar a empresas de la Cuenca del Golfo San Jorge. Cinco de ellos serán imputados por uso de documentos falsificados.

La Policía Federal Argentina desbarató ayer en Comodoro Rivadavia a una banda que comercializaba títulos secundarios “truchos”, sobre todo entre trabajadores que buscaban ingresar al rubro petrolero.

La investigación que desarrolló la Brigada de la delegación local de la Policía Federal, a cargo del oficial Daniel Coletti, tuvo su origen en una causa por drogas, en la que se descubrió que una de las personas investigadas se contactaba con “facilitadores” de títulos secundarios “truchos”.

Los títulos apócrifos hallados en las viviendas de cinco trabajadores petroleros que utilizaron esos documentos falsos, decían haber sido expedidos por el Ministerio de Educación y que los alumnos habían cursado sus estudios en la Escuela 749 (antigua ENET 1) y en el Colegio Cervantes. La Policía Federal comprobó que dichos documentos no guardaban relación alguna con esas instituciones educativas.

Según informaron las fuentes consultadas por este diario, los “facilitadores” eran dos mujeres de apellidos Inostroza y Carrizo y un hombre de apellido Ferreira, quienes se encargaban de comercializar los títulos “truchos” que confeccionaba el falsificador de apellido Sosa. Este operaba en un garaje que oficiaba de taller clandestino de impresiones en Frondizi al 600, del barrio Pueyrredón, indicó el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Los allanamientos ordenados por la jueza federal Eva Parcio de Seleme se realizaron en ese taller, en tres domicilios de los denominados “facilitadores” y en las viviendas de cinco de los compradores de títulos “truchos”.

El falsificador, de 34 años, tenía en su taller máquinas de ploteo, planchas de estampado, impresoras, notebooks y tablets en las que los investigadores encontraron archivos adulterados, títulos apócrifos y hasta una actuación notarial por la venta de una propiedad.

TODO FALSO

En ese allanamiento también se incautaron licencias de conducir apócrifas que señalaban haber sido emitidas por municipios de localidades de Santa Cruz. A la vez se incautaron tarjetas adulteradas de seguros del automotor.

El falsificador quedó detenido a la espera de comparecer ante la jueza Parcio mientras que los “facilitadores” fueron identificados y recuperaron la libertad después de quedar vinculados a la causa.

También resta que se defina la situación procesal de los cinco compradores de títulos “truchos”, por utilización de documentos apócrifos. Los títulos adulterados que fueron recuperados por la Policía Federal serán sometidos a una pericia escopométrica, en la que se analizarán las tintas utilizadas y el papel de los documentos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico