Dos empleados de Andesmar fueron demorados por presuntas estafas reiteradas contra pasajeros

Por directivas del juez de instrucción Gabriel Contreras, efectivos policiales de la Seccional Cuarta de Caleta Olivia allanaron ayer la oficina que la empresa Andesmar S.A. posee en la terminal de ómnibus de esta ciudad. Fue en el marco de una investigación por presuntas estafas con tarjetas de crédito y débito, que habrían sido cometidas por empleados de la firma y de las que habrían resultado víctimas numerosos pasajeros.

Caleta Olivia (agencia)

Como resultado de ese operativo llevado a cabo durante varias horas desde la media mañana de ayer, y al frente del cual estuvo el comisario Maximiliano Moreno, fueron trasladados a la Seccional Cuarta y en calidad de demorados dos empleados de Andesmar, entre ellos el encargado de la agencia, indicaron fuentes de la investigación.

También se incautaron alrededor de quince tarjetas de crédito y débito y veinte documentos nacionales de identidad (DNI), que pertenecerían a pasajeros u otras personas que los habrían dejado olvidados o a quienes se los habrían retenido en algún descuido.

Las investigaciones tuvieron origen en la denuncia que interpuso una ciudadana caletense de apellido Sánchez, quien incluso la hizo pública a principios de esta semana a través de un programa informativo de emisora radial FM 21.

Sánchez contó que días antes había ido a la oficina de Andesmar a comprar un pasaje que abonó con su tarjeta de crédito, pero que al día siguiente cuando quiso realizar una compra en otro comercio, le dijeron que no tenía saldo, algo que le resultaba extraño.

La mujer también constató en ese momento que el plástico que mostró no le pertenecía y, con cierto enojo, retornó a la oficina de Andesmar para reclamar por su propia tarjeta porque en ese lugar había hecho la última transacción comercial.

Pensó que el empleado que la había atendido le entregó otra por equivocación, pero asegura que cuando retornó a hacer el reclamo, de mala manera le dijeron que en esa agencia no estaba su tarjeta.

Sánchez no tuvo más remedio que llamar al servicio de emergencias de su banco para denunciar esa pérdida y fue entonces cuando se enteró que le habían realizado otros gastos con ese plástico, por lo cual radicó una denuncia policial.

EVIDENCIAS

Voceros a cargo de las investigaciones revelaron a El Patagónico que en la citada oficina se encontró la tarjeta de Sánchez. Además se hizo una inspección de los registros de posnet y se determinó que con ese mismo plástico y en mismo lugar se habrían pagado otros pasajes con diferencia de pocas horas. Sospechan que idéntica metodología se habría puesto en práctica con otras tarjetas halladas en la misma oficina.

Se presume que quien o quienes llevaban a cabo el delito que se investiga, se aprovechaban de algún descuido de los clientes y les habrían entregado otras tarjetas similares a las originales. También se presume que en otros casos directamente no se las devolvían producto del apuro de los damnificados.

De manera específica se sospecha que cuando un pasajero compraba un pasaje con dinero en efectivo, quien lo atendía se lo guardaría y para cubrir ese gasto habría utilizado una tarjeta que pertenecería otra persona. “Y estamos hablando de sumas importantes”, dimensionó a este diario uno de los investigadores.

Respecto a los DNI, estos pertenecerían mayoritariamente a pasajeros que viajaron hacia otras localidades y difícilmente los reclamarían por desconocer el sitio donde los dejaron. A la vez, resulta extraño que los responsables de la agencia de transporte no los hayan entregado a alguna dependencia policial o bien al Registro Civil.

También se conoció que la empresa hizo recambio de agencieros hace alrededor de dos meses, por lo cual los anteriores responsables no tendrían ninguna relación con las presuntas estafas por las que ayer fueron demoradas dos personas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico