El coronavirus colapsa hospitales y cementerios en Bolivia

El gobierno de Cochabamba denunció que 60 cuerpos de muertos por Covid-19 no fueron retirados de los hospitales. Las funerarias no dan abasto.

Profesionales de la salud y comerciantes denunciaron el colapso de hospitales, cementerios y empresas funerarias en Cochabamba, Bolivia, donde en los últimos días se registró un aumento sustantivo de contagios y muertes por el nuevo coronavirus.

El director del Servicio Departamental de Salud de Cochabamba, Yercin Mamani, afirmó que había al menos 60 muertos en distintos hospitales que aún no habían sido retirados para ser sepultados o cremados, según el diario local Opinión.

A ello se suma la situación general de los hospitales, que se encuentran saturados, con bajas entre el personal por contagio de coronavirus y el déficit de equipamiento de bioseguridad, agregó el periódico.

En tanto, representantes de casas de sepelios protestaron con sus vehículos fúnebres en el centro de la ciudad de Cochabamba en reclamo de mayor espacio en los cementerios y la habilitación de un nuevo horno crematorio.

El presiente de la Asociación de Funerarias de Cochabamba, Juan Carlos Orellana, dijo que la situación del sector es crítica pues no hay espacio para sepultar o incinerar a los muertos y en muchas ocasiones los propios empleados de las cocherías deben embalar los cadáveres de fallecidos por coronavirus en bolsas para trasladarlos.

"Nuestro pedido primordial es que las entidades correspondientes se encarguen de embalar los cuerpos, que se habilite otro horno crematorio y que haya un cementerio Covid-19 o más espacio para enterrarlos", explicó Orellana, según la agencia de noticias EFE.

En el departamento Cochabamba hay sólo dos hornos crematorios, uno en la ciudad homónima y otro en la vecina Sacaba.

El lunes, trabajadores del Cementerio General de Cochabamba se declararon en emergencia y reclamaron que se les hicieran pruebas rápidas de Covid-19 tras la muertes de uno de ellos, y cerraron las puertas de la necrópolis mientras algunas familias esperaban con los ataúdes en las calles aledañas.

Con 3.501 casos confirmados (11% de los registrados en todo Bolivia) y 184 muertes (17%), Cochabamba volvió esta semana a la cuarentena rígida, que se extenderá hasta el 10 de julio próximo.

En tanto, Bolivia contabilizaba 32.125 contagios y 1.071 decesos, según el último balance oficial, divulgado anoche.

En los últimos días, uno de los principales laboratorios que procesa las pruebas de Covid-19 se declaró en emergencia ante la falta de equipamiento y lleva un retraso en el procesamiento de las muestras.

Además varios hospitales en Bolivia cerraron la atención externa ante el colapso por la cantidad de gente que llega a los centros de salud.

Ante ese panorama, el gobierno extendió hasta julio la que denomina cuarentena dinámica y las principales ciudades del país como Santa Cruz, El Alto, La Paz y Cochabamba mantienen distintas prohibiciones para salir de casa y a la circulación de vehículos, o las han vuelto a aplicar tras haberlas levantado parcialmente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico