El dijo que iba a ver a su novia, pero lo imputaron por robo agravado

Un joven de Comandante Luis Piedra Buena fue detenido en Río Mayo por un presunto robo agravado en grado de tentativa contra un anciano de 80 años.

El imputado declaró que solo saltó el cerco para ver a su novia que vive en el mismo predio. De todas formas lo investigarán durante 60 días y deberá volver a Santa Cruz.

Edgard Marinao (21) será investigado por la Fiscalía como presunto autor del delito de robo agravado en grado de tentativa. El joven fue detenido el martes luego de ingresar a una vivienda con presuntas intenciones de robo. También fue denunciado porque habría intentado agredir a la víctima con un cuchillo.

El control de detención fue presidido por el juez Jorge Novarino. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el funcionario Julio Herrera y el detenido, en tanto, recibió el asesoramiento del abogado de la Defensa Pública, Marcelo Catalano.

En la oportunidad, Herrera indicó que el hecho ocurrió el martes a las 20:25, en un domicilio ubicado sobre calle Mitre entre San Martín e Irigoyen, de Río Mayo.

En esa ocasión, Marinao junto a otra persona -que no fue identificada- saltaron el cerco lindero e ingresaron a la propiedad de la víctima. Una vez allí, el imputado ingresó al domicilio con fines de robo, ocasión en que la víctima se encontraba cenando sin compañía. Al observar esta situación, Marinao le gritó que era un robo y tras tomar un cuchillo que se encontraba en el lugar le arrojó varios puntazos, al tiempo que la víctima corría alrededor de la mesa, hasta que logró salir al exterior y pidió ayuda.

Ante ello, los autores optaron por huir. Marinao fue detenido por personal policial en las inmediaciones, sobre calle San Martín.

TENTATIVA DE ROBO

El hecho fue calificado como robo agravado por el uso de arma, en grado de tentativa y en virtud del peligro de fuga que fue advertido por el acusador fue que se solicitó el dictado de la prisión preventiva, la cual se fundó en la falta de arraigo, aunque el funcionario también destacó la gravedad del hecho y la utilización de un arma blanca para intimidar a una persona de 80 años.

El funcionario advirtió que en caso de que Marinao reciba condena la misma sería de cumplimiento efectivo. Por ello, pidió que el plazo de investigación y el de la prisión preventiva sean de dos meses.

A su turno, el defensor Catalano no formuló objeciones a la apertura de la investigación y tampoco al plazo de investigación requerido. Sí se opuso a la aplicación de la prisión preventiva. En su exposición dijo que su defendido se encontraba en evidente estado de ebriedad al momento de ser detenido y esa sería la razón de no brindar su domicilio a las autoridades policiales al ser detenido.

Con respecto a la pena en expectativa, consideró que no debe ser un único elemento a considerar para resolver la medida coercitiva. En consecuencia, propuso una medida sustitutiva como la prohibición de salir del país y acercarse al lugar del hecho. Por último, requirió que Marinao recupere su libertad al finalizar la audiencia.

En su descargo, el imputado aseguró que saltó el cerco para ir a ver a su novia que vive en el mismo lote y afirmó que en ningún momento intentó agredir al denunciante.

Tras escuchar a las parte, el juez formalizó la investigación por el delito que le imputó el funcionario de Fiscalía, otorgó dos meses para investigar y no hizo lugar a la prisión preventiva. En cambio, ordenó que el imputado se presente dos veces por semana a la Comisaría de la localidad de Piedra Buena (Santa Cruz) y le prohibió ausentarse de esa ciudad sin autorización judicial. También ordenó al imputado la prohibición de establecer contacto con la víctima.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico