El dueño de Propulsora dijo está en "quiebra" y busca nuevo inversor

Ya se está realizando un estudio de costos junto a la Municipalidad y la provincia sobre el mobiliario y los bienes. Los trabajadores rechazaron conformar una cooperativa.

Propulsora Patagónica parece transitar un camino sin retorno. La planta textil de Trelew está paralizada hace dos meses, los 14 despedidos siguen la vía judicial a la espera del pago de las indemnizaciones y hay cerca de 40 operarios que aún quedan como parte del personal a quienes se les deben dos quincenas.

A fines de la semana pasada hubo gestiones en Buenos Aires. Estuvieron representantes de la Asociación Obrera Textil, el intendente de Trelew, Adrián Maderna y el ministro de Producción, Hernán Alonso. Las noticias que recibieron del dueño de la fábrica no fueron buenas. La plata no aparece y las condiciones económicas con el consumo deprimido y la liberación de las importaciones no ayudan.

Ayer en la sede de la AOT hubo una asamblea con los trabajadores. Endurecerán las medidas en el predio de Propulsora para que nadie se lleve lo que queda de la firma del Parque Industrial de Trelew.

“Jorge Rudy (titular de Propulsora) nos dijo que la fábrica está técnicamente en quiebra. Incluso nos llegó a ofrecer la empresa a nosotros, pero lo descartamos totalmente porque sería ir hacia una cooperativa, y nosotros queremos seguir en relación de dependencia”, aseguró Sergio Cárdenas, secretario adjunto de la AOT.

El dirigente confirmó que en conjunto con la empresa, el municipio y la Provincia están haciendo un estudio de costos de los bienes y el mobiliario para encontrar un inversor que pueda hacerse cargo. La inversión que se necesitaría para poner nuevamente en marcha a la textil ronda entre los 15 y los 20 millones de pesos. “Desde el municipio se está hablando de algunos posibles inversionistas que podrían estar interesados”.

Hoy se hará una presentación colectiva de cartas documento de las operarios que no han sido desvinculados reclamando por el pago de las dos quincenas que les adeudan.

Asimismo, se hará una “custodia” rigurosa para que nada más salga de la fábrica. Hoy quedan los telares y otras máquinas, pero se han llevado computadoras y equipamientos. “Desde hoy vamos a adoptar una postura más rígida, con una custodia las 24 horas con turnos rotativos. No sale ni entra nadie más. Vamos a cuidar los bienes porque creemos que les pertenecen a todos los operarios”, publicó diario Jornada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico