El encuentro de Payamédicos renueva las energías del grupo que ya tiene base en toda la Patagonia

Este sábado 22 de septiembre en Puerto Madryn unos 60 payamédicos de distintos puntos de la Patagonia se reunieron para dar cuenta de sus experiencias de intervenciones y afianzar el trabajo que se realiza de manera tan silenciosa como desinteresada, que ha marcado vidas a con abrazos y risas a tiempo.

Fabio Bálsamo es de profesión periodista y su compañera Laura Fontella es psicóloga, pero el mundo payamédico los conoce como especialistas en payamedicina y payateatralidad. Ambos junto a su pequeño hijo comenzaron con el movimiento que ya cuenta con ocho años de historia en la provincia. Este sábado, en Puerto Madryn fueron anfitriones del Segundo Encuentro Regional de Payamédicos.

Unos sesenta payamédicos provenientes de Viedma, Roca, Rawon, Trelew y Comodoro Rivadavia compartieron una jornada de juegos, experiencias, paseo y emociones que sirvió para fortalecer la tarea que se realiza con intervenciones en decenas de hospitales de la Patagonia.

Lidia Oviedo, payamédica de Comodoro Rivadavia comentó que la delegación de Comodoro llevó la experiencia que se consiguió durante los últimos tres años manteniendo una permanente presencia en el Hospital Regional. “Los sábados recorremos Pediatría y Maternidad, y durante la semana hacemos intervenciones en el Hospital Oncológico de Día”, dijo.

Lidia asegura que el encuentro del sábado fue movilizante porque muchas veces los Payamédicos no sabe dónde van aquellos pacientes que ya no ocupan una cama en internación. El sábado compartieron el encuentro con una familia que despidió a su familiar después de una larga enfermedad y estaba agradecida por el trabajo que desde la terapia emocional los payamédicos habían realizado. Otra madre de un niño recuperado ahora se encuentro interviniendo como payamédica. Y de alguna manera se siente como si esta actividad voluntaria y profundamente empática contagiará para bien.

EL NIÑO DE LA NARIZ NARANJA

Uno de los momentos más emocionantes del encuentro se lo llevó el recuerdo del pequeño Thiago o “el niño de la nariz naranja”. El pequeño de tan solo ocho años falleció hace pocos meses, en vida se había transformado en un “payamediquito” y sus padres, que siempre formaron parte del grupo, compartieron su experiencia.

“Me acuerdo que siempre te gustaba escuchar cuando yo te contaba que con vos aprendí a ser mamá. Me enseñaste a soñar, me enseñaste la simpleza de la vida con tus carcajadas, me enseñaste a luchar y no bajar los brazos, no importa cuánto. Aprendí a amar incondicionalmente. Me dejaste tu legado: ser simple, apasionado, solidario, cariñoso y, por sobre todo, no juzgar a las personas. Mi príncipe, mi negro, como yo te decía. Mi niño de nariz naranja, te extraño cada segundo de mi vida y te necesito aún más.

Cuando sea el momento, confío en que nos vamos a volver a encontrar y voy a poder acariciarte los cachetes una vez más... mientras tanto, nos vemos en tu lugar”, recordó Analía su mamá.

LO QUE VIENE

Los talleres de “Payateatralidad” llegarán en noviembre a Comodoro Rivadavia y para más información los interesados pueden contactarse a través de Facebook a Payamédicos Chubut. Además el grupo de Comodoro estará presente en la Expo Industria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico