El Finansur podría pasar a manos del Banco Galicia

El traspaso comprendería la mantención de las ocho sucursales, incluida la de Comodoro Rivadavia, y la continuidad laboral de los 188 empleados que tiene en el país.

El Banco Finansur, propiedad del antiguo Grupo Indalo –actual Grupo Ceibo– y que desde el 9 de noviembre último está inhabilitado por el Banco Central (BCRA) para hacer la mayor parte de sus operaciones, pasaría a manos del Banco Galicia, según un informe periodístico que publica el diario Buenos Aires Económico (BAE).

Después del fallido intento de la familia Fiorito por comprar la entidad, y sin respuesta de los accionistas al pedido del BCRA de capitalizar el banco, el organismo monetario avanzó con el proceso de reestructuración del Finansur y se habría quedado con la oferta que hizo el grupo que lidera Eduardo Escasany, que competía con el Comafi y el Industrial.

Según BAE, lo que volcó la balanza a favor del Galicia fue que realizó una propuesta “más integral” ya que ofertó quedarse con los activos, los pasivos privilegiados, con las ocho sucursales y con todo el personal, que a junio de 2017 era de 188 empleados. El Comafi y el Industrial, en cambio, solo habrían ofrecido quedarse con los activos y pasivos del Finansur, pero su pliego no contemplaba adquirir las sucursales ni absorber su dotación de personal. Este último punto habría sido determinante en la decisión del BCRA ya que le evita a Federico Sturzenegger sumar un conflicto con el gremio de la Asociación Bancaria.

La operación se dio en el marco del artículo 35 bis de la Ley de Entidades Financieras, que habilita al BCRA a llevar adelante la reestructuración de la entidad “en defensa de los depositantes”, y lo faculta para implementar distintas medidas, entre ellas la exclusión de activos y pasivos y su consecuente transferencia. En ese sentido es que el directorio del BCRA decidió el 9 de noviembre suspender gran parte de las operaciones del banco y le pidió a sus accionistas que lo capitalicen. Ante la negativa de sus dueños el Central comenzó el proceso de reestructuración del banco, encuadrado en el artículo 35 bis.

Como consecuencia de la suspensión de las operaciones, que el Banco Central decidió extender recientemente hasta el 7 de febrero, numerosos trabajadores y jubilados quedaron con sus ahorros atrapados en sus cuentas sueldo, ya que el BCRA dispuso que únicamente podían retirar aquellos saldos acreditados durante noviembre, pero no los saldos de meses anteriores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico