El Gobierno español ahora avanza contra las organizaciones que participan del referéndum

Luego de que la semana pasada fueran arrestadas 14 personas, la policía ayer llegó a escuelas y centros cívicos de Cataluña donde el domingo se votará el referéndum. Además, la Guardia Civil bloqueó más de 140 sitios web vinculados a la iniciativa.

A cinco días del referéndum unilateral de Cataluña, prohibido por la Justicia española, las fuerzas de seguridad de ese país avanzaron ayer sobre las organizaciones sociales y la infraestructura que trabaja para que el próximo domingo se celebre la votación, en el marco del asedio que impulsa el gobierno central de Mariano Rajoy contra los secesionistas.

A pesar de que la semana pasada el presidente del gobierno español aseguró que el referéndum ilegal del 1 de octubre estaba desarticulado, su Ejecutivo y la Justicia española intensificó el operativo de “intervención” en la región para evitar que los catalanes voten sobre la ruptura con España.

Así cumpliendo con órdenes de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), agentes de los Mossos d’Esquadra -la policía- comenzaron a acudir a las escuelas y centros cívicos elegidos por el gobierno catalán para funcionar como colegios electorales el 1 de octubre, para interrogar en calidad de “testigos” a sus directores y responsables.

Además, el Ministerio Público dio órdenes a la policía para que precinte y desaloje los más de 2.000 puntos de votación antes del sábado.

Y prohibió cualquier votación en la calle a menos de 100 metros de los “locales designados”. Aunque las fuerzas de seguridad ocuparían esos centros en la tarde del viernes, al finalizar la jornada escolar, para evitar así que los militantes independentistas “tomen” las instalaciones.

MAS DE 140 SITIOS BLOQUEADOS

Por otro lado, en un nuevo paso sin precedentes, la Guardia Civil española intervino la página web de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la principal organización de la sociedad civil que promueve la secesión, según confirmaron ayer fuentes del Ministerio del Interior español.

La actuación, que se inició hace unos días por orden del TSJC, alcanza ya a más de 140 páginas web vinculadas al referéndum ilegal. En los sitios bloqueados aparece en la pantalla el emblema de la Guardia Civil y el mensaje: “Este dominio ha sido intervenido y se encuentra a disposición judicial”.

La decisión “atenta contra la libertad de expresión y la libertad política”, afirmaron desde la ANC que abrió una nueva web- que permanece activa (www.assemblea.eu).

Además, frente al intento del gobierno español para abortar los planes de los independentistas, el presidente catalán, Carles Puigdemont, redireccionó a los internautas a los nuevos sitios que apoyan la consulta, a través de su cuenta en la red social Twitter.

“No se pueden poner límites a la democracia: Consulta dónde votar el #1Oct. Ir a una de estas páginas”, posteó Puigdemont en un tuit que fijó al tope de su cuenta.

En este contexto, el Defensor del Pueblo catalán, Rafael Ribó, aseguró ayer que la Fiscalía “se ha extralimitado en su actuación para frenar el referéndum”, y anunció una investigación de oficio para determinar si se “transgredió el marco legal vigente”.

UNA CLARA DIVISION

Desde que el Constitucional suspendió el referéndum independentista, la Justicia española está actuando para impedir la consulta, desde diferentes frentes judiciales, mientras el gobierno catalán insiste en su celebración.

La semana pasada 14 personas fueron arrestadas y luego puestas en libertad tras prestar declaración por estar a cargo de la logística del referéndum ilegal.

El operativo policial desencadenó una protesta masiva y permanente durante tres días en Barcelona, lo que llevó a la Fiscalía a acusar de “sedición” a los responsables de las organizaciones independentistas que estaban detrás de esa movilización.

Con el conflicto secesionista en su momento más crítico, Rajoy viajó a Washington y se reunió ayer con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien apoyó una vez más la unidad de España.

Mientras tanto, en Cataluña y España se producen escenas que muestran una escalada de tensión inédita en tiempos de democracia.

En distintas ciudades del sur del país, entre ellas Córdoba y Cádiz, manifestantes despidieron a agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, quienes fueron enviados a Barcelona para reforzar la seguridad de cara al 1 de octubre. Las ceremonias parecían las que se realizan cuando grupos de soldados parten rumbo a una guerra.

Las unidades partieron entre gritos de “Cataluña es España”, “Puigdemont, a la cárcel”, o “a por ellos”, lema futbolero de la selección, rodeadas de ciudadanos que agitaban la bandera española.

En este contexto, el expresidente catalán Artur Mas advirtió que “el Estado español ya ha perdido a Cataluña”, mientras el expresidente socialista del gobierno español Felipe González caracterizó el actual momento político de España como el más preocupante “en los últimos cuarenta años”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico