El intendente de San Julián amenazó con expulsar a matrimonio por padecer HIV

Una pareja de jóvenes que reside en Puerto San Julián denunció penalmente al intendente Antonio Tomasso, quien no solo se desentendió de las súplicas de trabajo y ayuda alimentaria para sus tres pequeños hijos sino que además los amenazó con expulsarlos porque que le iban a "arruinar" el pueblo ya que padecen HIV. A su vez la secretaria de Desarrollo Social, Nara Giménez, los tildó de "sidosos de mierda", denunciaron.

Caleta Olivia (agencia)

Antonio Tomasso es el principal referente en Santa Cruz de Propuesta Republicana, el partido que se sintetiza por la sigla PRO y lidera el presidente Mauricio Macri, habiéndose caracterizado desde su aparición en la escena política por su altanería y desprecio hacia quienes presume que no le representan algún rédito personal, tal como lo constató El Patagónico en una visita que realizara a Caleta Olivia.La denuncia de referencia, que fue ventilada por el diario Tiempo Sur, da cuenta de que la joven pareja (cuya identidad no se da a conocer por razones legales) está sumida en la pobreza y últimamente venía alimentando a sus tres chicos con sobras que le daban en un Hogar de Ancianos.El padre de familia iba constantemente a la municipalidad para solicitar que le consiguieran un empleo y solo había logrado asistencia alimentaria, pero las autoridades de la Alianza Cambiemos dejaron de suministrársela cuando se enteraron que, al igual que su mujer, era portador del HIV.El muchacho también contó sobre las reiteradas negativas que recibía cuando solicitaba que le restituyeran esa ayuda y del hecho de soportar “malos tratos e intimidación” cuando reclamaba que lo tuvieran en cuenta toda vez que la comuna convocaba para cubrir vacantes en algún puesto de maquinista, o bien para operadora de familia en el caso de su mujer.“Pasa que si te contratamos y te pasa algo por tu enfermedad, nos vas a romper el culo” le habría dicho un funcionario de tercera jerarquía para desalentarlo.De todos modos, se les ocurrió buscar sustento familiar lavando autos, para lo cual alguien les facilitó una hidrolavadora de pequeño porte y como también necesitaban una aspiradora, se la pidieron al municipio en carácter de donación, pero se la negaron.Ante la desesperación, iban a buscar comida al Hogar de Ancianos, pero la vianda que le daban eran “sobras, pan viejo, fruta podrida”, sin que nadie reparara que necesitan alimentarse ellos y sus niños.

“SIDOSOS dE MIERDA”Las cosas empeoraron cuando los desalojaron por no poder pagar un alquiler y por ello volvieron a pedirle ayuda económica al intendente de Cambiemos, para costear un alojamiento y éste “nos dijo que no nos iba a dar nada; que nos fuéramos del pueblo porque personas como nosotros no teníamos que existir ya que habíamos venido para arruinar este pueblo”.Fue por ello que acudieron a la Defensoría Oficial logrando que ese organismo hiciera lugar a un recurso de amparo para que el municipio les garantizara lo mínimo indispensable para subsistir.Cuando el oficio llegó a manos de la secretaria de Desarrollo Social de la comuna, Nara Giménez, esta se enfureció y, según consta en la denuncia penal posterior, la funcionaria los denigró diciéndoles que eran “unos sidosos de mierda”.Al cobrar notoriedad pública este caso, se generaron expresiones de repudio hacia el intendente y su secretaria de Desarrollo Social, las cuales se hicieron extensivas hacia otros funcionarios de menor rango que acataron expresas órdenes que denigran la condición humana, sobre todo de personas que afrontan una condición social de extrema vulnerabilidad debido a enfermedades.Por último quedó en evidencia que Tomasso, el mismo que hace pocas semanas fue recibido por el presidente Mauricio Macri y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuando viajó a Buenos Aires acompañado por el diputado nacional Eduardo Costa, desconoce en absoluto que en el país rigen leyes que establecen que las personas con HIV tienen derecho a una obra social y a pensiones no contributivas cuando están fuera del mercado laboral formal para cubrir sus necesidades básicas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico