El obispo explicó en qué gasta su sueldo

El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Angel D´Annibale, cuya diócesis comprende a las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego, además del sector antártico argentino e islas australes, manifestó que le llamaba la atención que en la Cámara de Diputados de la Nación se haya preguntado al jefe de gabinete de Ministros cuánto ganan los eclesiásticos ya que es el mismo Congreso quien aprueba el presupuesto asignado a la Iglesia Católica.

Caleta Olivia (agencia)

La polémica comenzó a instalarse el miércoles cuando Marcos Peña, en su carácter de jefe de Gabinete, acudió a la Cámara de Diputados para responder a una serie de cuestiones. En ese momento, una legisladora radical que representa a la provincia de Córdoba, Carla Carrizo (del bloque Evolución), consultó al ministro sobre las remuneraciones que el Estado les paga a los obispos.

Sugestivamente, Peña recordó que el Estado nacional viene gastando anualmente 130.42.300 pesos en sueldos para obispos de la Iglesia católica y ello sin contar los fondos que se destinan a escuelas de ese culto. Además, precisó que los obispos diocesanos perciben 46.800 pesos y los eméritos 40.950.

Frente a ello, diversos observadores políticos consideraron que el tema fue insertado ex profeso para aliviar lo que se consideró como una interpelación al ministro y todo ello concatenado con una serie de críticas que vienen formulando altos referentes de la curia contra el gobierno de Cambiemos.

Al mismo tiempo recordaron que hace alrededor de dos años, una aliaga al gobierno, la diputada Elisa Carrió (ARI) planteó la necesidad de separar a la Iglesia Católica del Estado e incluso expresó que personalmente creía que había que “derogar la ley que le da sueldos” a los obispos.

“NO TENEMOS PASAJES OFICIALES”

A D’Annibale, quien estuvo el viernes en Caleta Olivia para poner en funciones a dos nuevos párrocos, no le molestó en absoluto que El Patagónico le planteara este tema e incluso que le preguntara en qué gastaba su sueldo.

En principio dijo: “en realidad no los denominamos sueldos sino asignaciones que nos otorga el Gobierno nacional y las mismas rigen desde hace muchos años”. Así, admitió que él percibe una suma cercana a los 47 mil pesos.

“Recibimos este monto para gastos de las tareas que nos corresponde desarrollar y en mi caso particular lo destino a cuestiones del obispado”, indicó el prelado.

Describió: “mantenimientos de la casa del obispado, alimentación, mantenimiento y traslado en la camioneta e incluso en pasajes aéreos ya que en varias ocasiones tengo que viajar a Buenos Aires y nosotros no tenemos pasajes oficiales, pero además, con la inflación que existe hoy, ese dinero apenas alcanza”.

“HAY COSAS MAS PROFUNDAS”

Luego, cuando se le preguntó a qué atribuía que se haya instalado la polémica en el Congreso, sostuvo: “realmente nos llama la atención y vale citar las palabras del hermano obispo de San Francisco (Córdoba), Sergio Buenanueva, quien dijo que es llamativo que algunos diputados hagan ese tipo de preguntas ya que ellos mismos aprueban el presupuesto y saben lo que están aprobando”.

Pese a ello y a modo de mensaje directo hacia algunos políticos, el obispo de Río Gallegos formuló una reflexión: “hay cosas más profundas en una sociedad que tenemos que atender y de las cuales no podemos distraernos, como ser los profundos problemas sociales como los que se registran en Santa Cruz”.

“Yo creo que el gobierno que está de turno tiene que estar atento a los más necesitados, no olvidarse de ellos y a partir de allí resolver las problemáticas”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico