El Superior Tribunal confirmó la condena de Héctor Fretes

De esa manera la pena de 11 años de prisión que recibió por el homicidio de Luis Miguel Curiqueo adquiere carácter firme.

Como ocurre con toda pena que supera los 10 años de prisión, la condena que recibió Héctor Fretes por el homicidio de Luis Curiqueo debió ser analizada por el pleno del Superior Tribunal de Justicia, máximo órgano judicial de Chubut, quien resolvió confirmar la sentencia en todos sus términos, lo que determina que la misma adquirió firmeza. Implica que el condenado no puede acudir a ninguna instancia de apelación, salvo que sea un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de la Nación, quien en ese caso debe evaluar si la acepta.

En definitiva, el martes 16 de abril último, el Superior Tribunal de Justicia resolvió confirmar la sentencia condenatoria en contra de Héctor Fretes a 11 años de prisión por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Luis Miguel Curiqueo. El tribunal estuvo presidido por Mario Luis Vivas e integrado con los ministros Miguel Angel Donnet, Alejandro Javier Panizzi, Natalia Isabel Spoturno, Sergio Rubén Lucero y Aldo Luis De Cunto.

El delito por el que fue llevado a juicio Fretes ocurrió el 8 de septiembre de 2017, a las 3.25, cuando Luis Miguel Curiqueo falleció por un shock hipovolémico producido por herida de arma de fuego, calibre 32.

Según el informe de la autopsia practicada por el Cuerpo Médico Forense, del cuerpo de la víctima se extrajeron dos proyectiles que luego se determinó que eran de calibre 32 y que fueron disparados por con el mismo revólver.

El ataque se produjo en momentos en que la víctima intentaba retirarse del “Old Draw Pub”, sobre la calle Güemes, en pleno centro de Comodoro Rivadavia. Los disparos fueron ejecutados por Fretes a corta distancia, de izquierda a derecha y levemente hacia atrás.

Al recibir los impactos, la víctima se desplazó malherida por la calle Güemes y se desplomó casi a la altura del Banco Nación, donde fue asistido por un testigo que dio inmediato conocimiento a la policía, ya que la Seccional Primera se encuentra a menos de 100 metros del lugar.

Según lo que se manifestó en el juicio, no hubo ningún tipo de discusión previa entre Fretes y Curiqueo.

Una testigo señaló que Fretes salió del pub hacia su vehículo –una Peugeot Partner- y que cuando este regresó, se escucharon disparos. La testigo se trató de esconder entre las mesas y cuando salió del local observó que el agresor se fue en el mencionado automotor.

Fretes fue capturado diez días después en la localidad santacruceña de Los Antiguos.

Para el tribunal la autoría fue corroborada acabadamente durante el juicio. Además, se estableció que disparos fueron ejecutados en el umbral de la puerta del local nocturno y no en el lugar donde cayó finalmente la víctima.

“La materialidad del suceso y la autoría responsable de Héctor Martín Fretes no fueron controvertidas por las partes. La defensa, inicialmente, se opuso a la teoría del caso de la fiscalía, más, en las alegaciones finales, aceptó que se hallaba probado el suceso y centró su discusión en la significación jurídica del hecho”, expresaron los jueces del Superior.

Más allá del reconocimiento del imputado y de su defensa, los jueces escrutaron el material probatorio y fundaron su decisión condenatoria. “Héctor Martín Fretes fue el ejecutor de los disparos que causaron el óbito de Luis Miguel Curiqueo, por lo que, su conducta ha sido correctamente subsumida en la figura de homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, sostuvieron los jueces en uno de sus considerandos.

“De la prueba rendida en el debate y, adecuadamente valorada por los jueces (de primera instancia), surge evidente que con su accionar el imputado previó como posible la muerte de Curiqueo, máxime si consideramos la dirección de los disparos (hacia zonas vitales) y la corta distancia desde la que fueron efectuados”, se añade.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico