Empleadas de Nordelta denuncian que no las dejan tomar las combis con los propietarios

Un grupo de empleadas domésticas denunciaron que los dueños de las fastuosas casas de Nordelta pidieron no compartir el transporte porque "hablan mucho y están transpiradas". El caso recuerda a las épocas más oscuras del apartheid sudafricano o el racismo de Estados Unidos.

Un grupo de trabajadoras domésticas de Nordelta denuncia que no las dejan tomarse la única combi que circula por el barrio privado. "Empezamos a averiguar y nos enteramos de que en una reunión algunos dueños dijeron que no querían compartir el transporte con nosotras porque 'hablábamos mucho y estábamos transpiradas'", dijo una de las empleadas.

Sandra tiene 40 años y hace 10 que trabaja en Nordelta y ahora que contó la situación que viven, tiene miedo de quedarse sin empleo: "Están intentando identificar a las que reclamamos para echarnos", contó al diario Clarín. El reclamo es generalizado por lo que decidieron cortar la calle, ya que dicen que el transporte suele ir con lugares vacíos pero no para.

En tanto, el director de MaryGo, Nicolas Pasqualini, del servicio de combis que circula dentro del barrio, asegura que la frecuencia bajó porque retiraron algunos vehículos y que a veces hay asientos vacíos porque ya están vendidos y el pasajero se sube en el camino.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico