Extrabajadores de Guilford insistirán en Buenos Aires con jubilaciones anticipadas

Mañana, en Buenos Aires, los representantes de los exoperarios de Guilford tendrán una reunión con autoridades de la ANSES, a quienes le plantearán la posibilidad de jubilar a más de 120 trabajadores que hace un año fueron prácticamente abandonados por la empresa que sí continúa trabajando en San Luis y Buenos Aires.

Esta noche a última hora, Cipriano Ojeda, representante de los trabajadores que la compañía Guilford abandonó en septiembre del año pasado, luego de adeudarles tres quincenas, viajará a Buenos Aires para participar de una reunión con autoridades de la Anses, y representantes del Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Riesgo de Trabajo.El encuentro se desarrollará mañana a las 9 con la presencia del senador Alfredo Luenzo, el secretario de Trabajo de Chubut Marcial Paz y el abogado Jorge Echelini, que representa a los trabajadores.La reunión se prevé que será clave para tratar de tener una respuesta definitoria respecto a las jubilaciones, que se quieren alcanzar bajo el argumento de insalubridad por el trabajo que los operarios realizaban en la textil. En caso de aprobarse beneficiaría entre 90 y 120 operarios.“La cosa es que se concrete el objetivo. Dios quiera que sea así. No vamos a estar solos y también va a estar la gente del Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Riesgo de Trabajo. Ellos son los que dan el visto bueno de la jubilación”, explicó ayer a El Patagónico Cipriano Ojeda, dirigente de la Asociación Obrera Textil (AOT) al confirmar el encuentro. ENTRE LA IMPORTACIONY LA ESPECULACIONPor lo pronto a más de un año de lo que fue prácticamente el cierre de la empresa textil, donde no hubo pago de las quincenas adeudadas y tampoco de las indemnizaciones correspondientes, los más de 200 trabajadores deben conformarse con el aporte económico que realiza el Gobierno provincial, dinero que cobraron el último viernes. Además, avanza el expediente judicial por los juicios laborales que se iniciaron, y toda la maquinaria está prácticamente embargada. Aunque como dice Ojeda, “la parte judicial es larga, lo que no espera es el estómago nuestro”.Mientras tanto, Guilford continúa operando en San Luis y Mercedes, provincia de Buenos Aires, pese a que había anunciado la necesidad de reducir sus actividades por la baja producción que hay en el sector, algo que también aduce Sedamil, empresa con sede en Trelew que suspendió a parte de su personal.Lo cierto es que la firma que opera en el valle marca un poco la pauta de lo que sucede en el rubro. Es que por un lado tiene trabajadores suspendidos, y por el otro importa hilos de Indonesia, China y Pakistán que tranquilamente se podría fabricar en Chubut.Así lo explicó Juan París, secretario general de la seccional Patagonia de SETIA (Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines). “Ellos argumentan la falta de competitividad, pero la realidad es que están suplantado el hilado que se hacía acá con el importado. Sedamil es una empresa de las más grandes del país, tiene cerca de mil trabajadores. Además de los 107 suspendidos de la sección hilandería, empezó a suspender en tandas a empleados de la sección tintorería”, denunció París.El dirigente aseguró que incluso esos 107 trabajadores podrían haber sido los encargados de confeccionar el hilo para la camiseta que la Selección Argentina usará en el Mundial de Rusia del año próximo. Sin embargo, al importarse el hilo, solo se avanzó con la tela, lo que demuestra la calidad de trabajo que se puede realizar desde esta parte del mundo, algo que parece poco importarle al empresariado y al Gobierno nacional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico