Familia caletense que vino de EEUU describió su experiencia al cruzar por Comodoro

Una familia caletense que llegó el lunes al aeropuerto de Comodoro Rivadavia desde Aeroparque luego de un viaje a Estados Unidos adoptó todos los recaudos que le indicó el protocolo. Asintomáticos, se subieron al auto que les dejó un familiar en el estacionamiento y viajaron a Caleta Olivia sin detenerse en ningún lugar. Incluso tomaron la previsión de no bajar los vidrios del vehículo cuando dialogaron con un policía en un control.

Una familia caletense que llegó el lunes al aeropuerto de Comodoro Rivadavia desde Aeroparque y Ezeiza luego de arribar al país desde Estados Unidos el 21 de marzo, contó a El Patagónico la experiencia de resguardo que adoptó al cruzar por Comodoro Rivadavia entendiendo que podían llegar a contagiar si es que están infectados con COVID-19.

Asíntomáticos y muy preocupados por la pandemia mundial, esta pareja y sus dos hijos menores una vez que fueron informados del alerta para no contagiarse del coronavirus en Estados Unidos, decidieron resguardarse y salir lo justo y necesario para comprar solo alimentos. El viaje por el que habían juntado dinero por más de cuatro años no era el que esperaban pero decidieron protegerse y proteger a los demás. “Nos quedamos recluidos y solo salíamos a buscar víveres para pasar el día”, aclaró a este diario el joven esposo y padre.

El sábado pasado llegaron a Ezeiza y el lunes de esta semana viajaron desde Aeroparque a Comodoro Rivadavia. Comentaron que aunque los controles en esos aeropuertos de Buenos Aires se pueden mejorar, los que les hicieron en el aeropuerto de Comodoro Rivadavia fueron exhaustivos y destacaron el protocolo que se está llevando a cabo.

Un familiar les dejó un automóvil en el estacionamiento del Aeropuerto y se marchó para no tener contacto con ellos. Los cuatro se subieron al vehículo y se dirigieron hacia la ruta nacional 3.

“Salimos con los vidrios cerrados sin tener contacto con nadie” explicó el vocero familiar. Es que, según ellos, sabían que por más que estuviesen asintomáticos podrían estar contagiando. De esa manera, tomaron los resguardos para no tener contacto con nadie en el camino y decidieron ni bajar los cristales del vidrio.

EL CONTROL

En el ingreso a la ciudad, frente al cerro Chenque de Comodoro Rivadavia, en donde se realizaba un control policial, la familia caletense decidió detenerse y estacionar al costado. En ese momento el conductor respondió por escrito las consultas del personal policial.

“Yo frené y llamé a la policía. La policía me decía que circule, pero yo le escribí que veníamos del vuelo de Aerolíneas y pregunté si alguien nos iba a acompañar”, sostuvo. En ese momento la Policía comenzó a realizar las llamadas pertinentes y coordinó con Tránsito el acompañamiento en motocicleta hasta el cruce de las rutas 3 y 26.

En Ramón Santos ya estaban avisados de la llegada de la familia caletense a la provincia de Santa Cruz, como así también en Caleta Olivia, por lo que las autoridades de esa localidad los esperaron y les hicieron firmar un acta y los acompañaron hasta el domicilio en donde ellos mismos llamaron al 107 para informar que habían llegado desde Estados Unidos y que permanecerían en ese lugar realizando la cuarentena.

Bajaron la aplicación presentada en boletín oficial y llamaron al 190, y hasta esta noche no habían recibido la visita de los médicos, aunque estaban asintomáticos y tomando precauciones con los desechos y basura que arrojaban en un cajón al que regaban con lavandina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico