Ferro consolida sus bases y apuesta alto

Desde hace dos años, Santiago Herrera amplió su lugar como enganche en Primera y se dedicó a trabajar con las formativas como preparador físico. Al poco tiempo quedó como DT de la 7ma y 8va, divisiones que son protagonistas del torneo local. Además de abastecer de jugadores al equipo que dirige Hugo Puntano.

Santiago Herrera respira fútbol, tal vez por ello no le alcanzaba solo con ser jugador. Y se propuso trabajar en las formativas del club Ferrocarril del Estado.

2020, en plena pandemia, fue el año del debut para el estudiante del profesorado de educación física. Primero como preparador físico de la 7ma, 8va y 9na. Y al poco tiempo le tocó un desafío mayor.

“El entrenador de 7ma y 8va no pudo continuar por motivos laborales y me ofrecieron que me encargue como entrenador. Mientras que a la 9na vino un nuevo cuerpo técnico. Y como siempre fui muy fanático del fútbol y estoy estudiando el profesorado acepté”, detalla Santiago a El Patagónico.

Con 26 años, Herrera no se amilanó y apostó en grande. Lo que se traduce en que ambas divisiones sean protagonistas en el torneo local. Además de abastecer de jugadores a la Primera división.

“Uno de los chicos de 8va ya debutó en Primera. Y le tocó entrar frente a General Saavedra y dar la asistencia para el gol del triunfo. Eso a uno lo alegra mucho. Porque es un jugador con muchas condiciones como el resto de sus compañeros. Por ello apuntamos alto, porque considero que tenemos buenos jugadores que enseguida entienden lo que uno les propone en los entrenamientos”, expresó.

Que los jugares sean siempre los protagonistas, esa es la premisa por la cual rige su trabajo. Con una dirigencia que apoya y reconoce su labor.

“En Octava tenemos 18 chicos y en Séptima llegamos justo a 12. La mayoría son chicos del barrio. Y vienen a Ferro, porque es el club que le da identidad a Km 5. Por supuesto que al principio costó, pero luego se fueron moldeando con la táctica”, describe.

En metodología de trabajo, Santiago aplica lo lúdico con la Octava. En tanto, que con la Séptima ya incursionan en la técnica.

“La idea es que estén siempre motivados y se diviertan. En especial porque entrenamos 4 días a la semana (martes a viernes de 18 a 20) y se juega el domingo a partir de las 13. En lo actitudinal, sobre todo se busca inculcar valores, respeto, compañerismo. En ese sentido cuando es necesario uno interviene como profesor para que no nos desviemos del camino. Porque uno pretende que esos valores queden en el jugador, como así también que aprendan a jugar al futbol, aprendan su posición y su rol en el campo de juego”, sentenció.

septima.jpeg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico