Fiscal y funcionario discrepan sobre la masacre

Mientras Florencia Gómez confirmó que hubo topadoras que afectaron nidos de pingüinos y se electrificó alambrado, el director provincial de Fauna aseguró que solo hallaron dos ejemplares muertos.

“Hay una situación familiar previa; todo comenzó con un problema sucesorio de esa propiedad”, afirmó la fiscal Florencia Gómez, encargada de investigar la masacre denunciada en Punta Tombo que llegó a tener trascendencia nacional e internacional.

La funcionaria admitió que se hicieron trabajos que afectaron el ecosistema “sin autorización previa, realizando un camino hacia la costa”.

El litigio es entre Ricardo y Luis Alberto La Regina y se habría tratado de una usurpación. Para concretar la obra -según el informe judicial-, Ricardo La Regina dispuso de maquinaria pesada para construir el sendero de unos 700 metros de largo por tres de ancho, desmontando toda la vegetación nativa.

El mayor daño ambiental y visible fue que “pasó con la topadora por arriba de los nidos”, junto con el aplastamiento y compactación del terreno que implicó que el material se depositara con la pala sobre las cuevas linderas al camino.

“Esto generó que más de 140 nidos quedaran aplastados y los pichones que se hallaban en cada nido, entre dos y tres ejemplares, quedaran ahogados por la misma tierra”, afirmó Gómez. Además, la colocación de un cerco perimetral electrificado provocó que tanto “el pingüino macho y hembra adultos que van al mar a buscar comida para sus crías, cuando volvieron con la comida, se electrocutaron”.

¿NO PASO NADA?

Sin embargo, el director de Fauna provincial, Fernando Bersano, desestimó el miércoles la cantidad de nidos arrasados y ejemplares muertos en la reserva, que según un primer informe desde el Ministerio de Turismo llegaban a casi 300 pichones y 140 nidos aplastados.

La versión desde Fauna fue opuesta. El equipo participó de un relevamiento de la zona por pedido de la fiscal Florencia Gómez, que está investigando el caso. Sólo habrían encontrado a dos pichones muertos.

El funcionario que depende del ministro de Producción, Leandro Cavado, expresó en Cadena Tiempo que “la colonia es una colonia aparte. Es un campo privado a 10 kilómetros de Tombo. Se verificó la denuncia. Se hizo el allanamiento y para sorpresa nuestra no podemos constatar la cantidad de ejemplares. En el recorrido de la traza sólo pudimos encontrar dos ejemplares muertos en lo que tiene que ver con el recorrido de la parte de la colonia. Los nidos sobre los laterales de la traza estaban con pichones de los dos lados del camino. Vimos a los padres y a los pichones bien; no había mortandad tampoco del otro lado del alambrado”.

Aclaró no obstante que “lo que se dijo de la cantidad de muertes no lo pudimos verificar. Un equipo de Nación también lo verificará y veremos si se extiende la orden de la jueza”.

Acerca de lo informado por el Ministerio de Turismo a través del representante designado, Pablo Borboroglu, Bersano explicó: “El informe expresa un número de una extrapolación de una cuenta matemática por densidad. Al momento de verificar, nosotros vemos lo que hay en el momento. Después la Justicia estimará la cantidad de ejemplares”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico