Gana miles de dólares por vender fotos de sus axilas sin depilar

A sus 20 años, "Cherry The Mistress" gana 20.000 dólares por mes al compartir su particular contenido.

La particular historia de la joven de 20 años no tardó en hacerse viral en las redes sociales, y hubo varios que la cuestionaron. Tras dejar su empleo en una cafetería, "Cherry The Mistress" comenzó a comercializar un insólito contenido, y logró un éxito impensado.

Hoy en día, gana 20.000 dólares vendiendo fotos de sus axilas sin depilar, y también se convirtió en una especie de influencer en Instagram, en donde sube constantemente este contenido erótico de este tipo.

La joven confesó que recibe a diario comentarios sumamente desafortunados, en donde algunos usuarios cuestionan su nuevo trabajo: “Algunas mujeres me llaman asquerosa, repugnante y poco femenina”.

Sin embargo, la usuaria conocida en las redes sociales como "Cherry The Mistress", se encuentra viviendo un presente sumamente exitoso en cuanto a lo laboral, logrando recaudar miles de dólares con su vello corporal. Según contó en una reciente entrevista, el monto que hoy gana es 20 veces mayor al que ganaba en su anterior empleo.

En Instagram cuenta con más de 35.000, y su biografía dice lo siguiente: “Todo natural, sin afeitar, bebé”. La modelo erótica supo cómo ganarse su público y sus clientes, los cuales constantemente le comentan las fotos que publica.

Respecto a cómo fue que comenzó a introducirse como modelo erótica, la joven estadounidense confesó: “Siempre he sido una persona muy sexual, y me encantaba expresarme sexualmente. Pude dedicar más tiempo y esfuerzo a trabajar para mí misma”.

De hecho, cuando todavía trabajaba como barista en una cafetería, la influencer ya había creado una cuenta en OnlyFans, para poder obtener un ingreso extra. Sin embargo, la idea de no afeitarse las axilas ni sus partes íntimas, surgió de una clase escolar de Sociología, la cual, según contó, marcó un antes y un después en su vida.

“Estábamos aprendiendo sobre las normas sociales de género y cómo hay ciertas actividades y atributos que se aprenden a través de la socialización a lo largo del tiempo. Me hizo pensar en cómo mi familia, e incluso mis compañeros en la escuela, siempre me decían que me afeitara, así que lo hice durante muchos años”, detalló acerca de esa clase que tanto la influyó.

En ese sentido, la joven de 20 años aseguró que sus seguidores están fascinados con su particular contenido: “Muchas veces me expresan cuánto les encanta que no me afeite y que mi cuerpo es naturalmente curvilíneo y peludo, que es algo que no ven muy a menudo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico