Gendarmería desalojó la Universidad de Río Negro y reprimió a trabajadores

Por orden de un Juez Federal y a partir de una denuncia de las autoridades de la Universidad Nacional de Río Negro, personal de Gendarmería realizó el desalojo del vicerrectorado. Hay ocho detenidos, entre ellos el abogado de las manifestantes.

La Gendarmería Nacional realizó a primera hora de esta mañana el desalojo de la sede de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), en el Alto Valle, ocupada pacíficamente desde hace casi tres meses.

Pasadas las 09:00, en tanto, los 120 efectivos que llegaron a la ciudad provenientes de General Acha (La Pampa) reprimieron a trabajadores y periodistas que intentaron llegar al lugar.

La orden de desalojo del vicerrectorado había sido dispuesta por el Juez Hugo Greca, a partir de una denuncia presentada por las máximas autoridades de la Universidad.

Once personas fueron detenidas, tras la intervención de la fuerza de seguridad nacional. El abogado Fernando La Rubia, represente de las manifestantes que ocuparon el vicerrectorado también fue detenido.

REPRESIÓN

Cerca de 500 personas, representantes de organizaciones sociales, la CTA, Corriente Clasista y Combativa, UNTER, UATRE, ATE y estudiantes se movilizaron pacíficamente hacia el juzgado Federal, ubicado en las calles España y San Martín, donde entregaron un petitorio y aguardan novedades acerca de los detenidos.

Manuel Hermida, secretario Adjunto de la CTA Autónoma de Río Negro, relató que los peores momentos se vivieron cerca de las 10, 20 de esta mañana, cuando los efectivos avanzaron nuevamente sobre el grupo de manifestantes arrojando gas pimienta y disparando postas de goma, en el momento del traslado de los detenidos.

“Para nosotros el límite es la represión”, señaló Hermida, “más allá de que tengamos diferencias en cuanto a la metodología de los compañeros”, y responsabilizó a “las autoridades de la Universidad de Río Negro y a la Justicia por este desenlace represivo”.

“Le han pagado a periodistas, les han tirado gas pimienta. Hay compañeros lastimados y descompuestos por los gases”, confirmó Hermida, “quien más sufrió las consecuencias fue nuestra compañera Zulma Dávila (secretaria General de la CTA Autónoma en General Roca) que en estos momentos está hospitalizada como consecuencia de la represión”.

Desde la central obrera exigieron la inmediata desmilitarización de la sede universitaria “Hoy, 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos y a 35 años de la recuperación de la Democracia en la Argentina, las fuerzas federales ingresan a la universidad pública de manera ilegal como en la Noche de los Bastones Largos, para detener estudiantes y docentes”, señalaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico