"Hay que pensar más allá de la repotenciación"

Gabiel Tcharián, expresidente de la SCPL, manifestó que cuando se finalice la obra de repotenciación del acueducto no alcanzará el caudal de agua para toda la región. Pidió avanzar con la micromedición del recurso y comenzar a trabajar en el proyecto de desalinización del agua de mar.

La obra de repotenciación del acueducto podría convertirse en una solución parcial para los cortes de agua que vive la región cada verano. Las autoridades coinciden que el proyecto no terminará con los problemas que tiene el suministro y que, una vez que culminen los trabajos, “volveremos a tener inconvenientes”.

Gabriel Tcharian, expresidente de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL), coincide con esta postura y pidió avanzar con medidas que permitan cuidar el recurso mirando el futuro próximo.

En diálogo con El Patagónico, Tcharian recordó que la obra debía haberse completado hace 15 años y que estaba prevista para una cierta cantidad de población. “La repotenciación se licitó en el 2012 y estaba preparada diez años antes para comenzar. Estaba prevista para una población muy distinta a la que tenemos hoy y, para cuando esté terminada, tampoco va a alcanzar el caudal de agua”, aseveró.

“Hay que empezar a pensar cómo hacemos para traer mayor cantidad de agua del acueducto, pero nos vamos a encontrar con otro problema que es el cambio climático: ¿hasta dónde vamos a trabajar o se van hacer inversiones en el acueducto si no vamos a tener agua en el Lago Musters para poder transportarla?”, se preguntó.

Para Tcharian, los acuíferos y los pozos que se van a perforar ayudarán a paliar el problema por poco tiempo. Sin embargo, los inconvenientes volverán a aparecer por las consecuencias del cambio climático.

OSMOSIS INVERSA

En este sentido, el expresidente de la prestadora de servicio destacó que es necesario avanzar un proyecto de ósmosis inversa para desalinizar el agua de mar. “Son caras, pero creo que es una buena alternativa para el futuro. Creo que el Estado debe estar presente en este tipo de iniciativa porque es su responsabilidad brindar y garantizar los servicios básicos a su población. Lo mismo pasa con el acueducto, pero ¿dónde está la Provincia en todo esto?”, cuestionó.

“Me parece que es el Estado el que tiene que estar presente para empezar a dar soluciones de fondo a toda la población. El acueducto, por más inversiones que hagamos, tiene límites. El cambio climático está haciendo sentir con fuerza esos límites ¿Hasta cuándo le vamos a sacar agua al Lago Musters? Si ya no tiene efluentes, ya no llueve, ya no nieva, cada vez hay más viento y calor, más la evaporación y el consumo. Tiene mucho que ver con el cambio climático”, advirtió.

Asimismo, Tcharian subrayó que por más cara que sea la desalinización, hay que comenzarla lo más pronto posible. “Debemos empezar a conocer la salinización de agua, cómo es una planta de ósmosis inversa y cómo funciona”, afirmó.

En su momento, el extitular de la SCPL había presentado un proyecto de ósmosis inversa basado en la planta de Caleta Olivia. “Funcionan a través plantas modulares por lo que habíamos recomendado ubicarla en costa de Restinga Alí o Caleta Córdova para comenzar a trabajar. La idea es desalinizar agua en algunos de esos barrios para empezar a conocer cómo funciona el sistema porque, lamentablemente, en un futuro, que no será lejano, vamos a estar obligados a salinizar el agua de mar porque el cambio climático nos va a llevar a eso”, subrayó.

MEDICION DE AGUA

Según Tcharian, otro de los puntos para tener en cuenta es la micromedición. “Es fundamental. Hay que cambiar el paradigma del agua no medida, pero no por una cuestión económica. Tiene que ver con cuidar el recurso y que tomemos conciencia que no podemos consumir más agua de la que debemos consumir porque ese final llegará mucho antes de lo que estamos pensando”, advirtió.

“Debemos llegar urgente a la micromedición. Nosotros motorizamos la ordenanza por la cual se reglamentó que todos los loteos, edificios y casas tenían la obligación de tener medidores de agua. Eso ayudará, pero creo que falta una fuerte inversión y debemos llegar cuanto antes a la micromedición. Es la única forma de cuidar el recurso”, destacó.

“El tema de la micromedición tiene que venir con una gran campaña de concientización hacia toda la sociedad porque, más allá de las piletas o reservas, no tenemos culturalmente ese aprendizaje de no derrochar el agua. Porque si consumimos lo que necesita una persona por día, vamos a estar mejor. El tema es que la derrochamos, porque nunca nos enseñaron a cuidarla”, aseguró.

En este marco, Tcharian no es optimista con respecto al futuro. “Creo que todos estamos viendo las consecuencias del cambio climático y por más que dejemos de consumir o consumamos menos agua, el Lago Musters no va a tenerla y se va a complicar poder tomar el agua para poder transportarla. El cuello de botella va a pasar por ver de dónde vamos a traer el agua. El Lago Musters va a seguir bajando lamentablemente porque estamos en esta época de sequía, calor, y viento. Entre el consumo y la evaporación yo avizoro un oscuro panorama para los próximos meses”, lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico