Homicidio de Boz: imágenes de video comprometen a Aboud

Registros de video que logró recuperar la Brigada de Investigaciones a partir de diversas fuentes permiten observar un vehículo de características similares al del imputado Emilio Taher Abboud, dirigiéndose y regresando de Caleta Córdova en fechas y horarios que coinciden con el hallazgo del cadáver de la víctima en la playa El Enganche II.

Por el homicidio de Claudio Boz, ocurrido en septiembre de 2016, se desarrolló ayer la tercera jornada de debate oral y público. Catorce fueron los testigos que fueron interrogados en la sala y el lunes a las 8 se dará continuidad al debate.

El tribunal de debate fue integrado por las juezas Gladys Olavarría, Mónica García y Daniela Arcuri, esta última en carácter de presidenta. El Ministerio Público Fiscal fue representado por Cecilia Codina, fiscal general. Mientras la defensa del imputado, Emilio Taher Abboud, la ejerció Rogelio Díaz, abogado particular del mismo. Asimismo, se encontraban presentes en la sala familiares de la víctima acompañados por una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

Uno de los primeros testigos fue un comerciante propietario de un multirrubro en Km 8 quien refirió su colaboración con la Justicia al permitir que personal policial copiara una grabación de una cámara de seguridad de su negocio. En igual sentido otro comerciante dueño de un corralón en Km 8 igualmente prestó colaboración autorizando a que descarguen un video de una cámara que enfoca el portón de ingreso al predio.

Un sargento de la Brigada de investigaciones que realizó una edición de la cámara del corralón y observó que a las 04:15 del 16 de septiembre de 2016 pasó un automóvil, como el atribuido a Abboud, en dirección hacia Caleta Córdova. Y a las 05:54 un vehículo de similares características pasó en dirección opuesta. El vehículo se distinguió por la falta de la taza trasera izquierda y por las características particulares de sus luces delanteras.

Seguidamente declaró un ingeniero en sistemas perteneciente a la planta de la Municipalidad quien colaboró con la investigación al facilitar la descarga de videos de cámaras de Caleta Córdova, las cuales se copiaron en un DVD. Luego declaró su jefe quien realizó los contactos para concretar dicha copia.

Otro de los testimonios receptados fue el de una suboficial integrante de la brigada de Investigaciones que realizó la edición de una cámara ubicada en las calles Gaona y Avenida del parque, en Kilómetro 5, donde también registra un vehículo de similares características pasar con dirección norte y luego regresa.

La doctora en bioquímica Noelia Massari, perteneciente al Gabinete de Genética, del Laboratorio Regional de Investigación Forense, recordó que le fueron remitidas diversas muestras para peritar. El método de análisis consiste en la ampliación de los 21 marcadores del genoma humano. De tres de las muestras remitidas concluyó que el ADN estaba degradado o no correspondía a un humano.

Eliana Bevolo, médica forense, recordó que el 17 de septiembre, siendo las 12 le practicó la autopsia al cuerpo de la víctima, todavía NN masculino. Casi toda la superficie del cuerpo estaba carbonizada. Sus brazos tenían la “posición de pugilista” que se produce por el fenómeno de carbonización. Tenía también heridas contusas en su cabeza producidas en vida por un elemento romo. Por el calor se produjo el estallido de la cavidad torácica, sostuvo.

Presentaba dos fracturas en el cráneo que el provocaron una “hemorragia subaracnoidea difusa” en el cerebro. La forense aseguró que la combustión del cuerpo fue producida post mortem; y la causa de la muerte fue por “traumatismo cráneo encefálico con hemorragia subaracnoidea y fractura de cráneo”.

Respecto de la pericia psiquiátrica obligatoria que se le practicara al imputado la forense concluyó que Abboud estaba “orientado en tiempo y espacio, enjuiciaba correctamente su situación y no presentaba síntomas de poseer enfermedades mentales que el impidiese comprender la criminalidad de sus actos”.

Hay que recordar que el homicidio ocurrió entre las 17 del 15 de septiembre de 2016 y las 4:15 del 16 de septiembre de ese año. Según la imputación de la Fiscalía, Abboud le propinó varios golpes con un objeto contundente en la cabeza de la víctima, Claudio Boz, provocándole su muerte.

Boz trabajaba para Abboud como cuidador de la chacra que este tiene en Kilómetro 12.

De acuerdo a la imputación de la Fiscalía, luego de darle muerte, Abboud ató las piernas y manos de la víctima con un cable y envolvió su cabeza con una bolsa. Trasladó finalmente su cuerpo hasta la zona la playa, donde lo prendió fuego con el objeto de hacer desaparecer pruebas y lograr su impunidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico