La banda de Diego Correa se habría apropiado de 24 millones de pesos

En la audiencia de ayer en la que se dispuso la prisión preventiva por seis meses para el contador Federico Gatica, los fiscales que investigan los ilícitos indicaron que hasta ahora tienen acreditado que el grupo de detenidos se apropió de 24 millones de pesos que serían del Estado provincial.

La revelación la realizó el fiscal general Alex Williams, quien junto a su colega Omar Rodríguez encabezan la investigación del llamado caso “Embrujo”, una serie de maniobras en las que se encuentran detenidas otras seis personas implicadas en hacerse de fondos públicos de manera ilegal.

Se trata de Diego Correa, Natalia Mc Leod, Sandro Figueroa, Juan Carlos Ramón, Diego Lüthers y Daniela Souza, imputados por asociación ilícita en concurso con varios delitos, entre ellos negociaciones incompatibles con el ejercicio de la administración pública, administración fraudulenta y también enriquecimiento ilícito.

Gatica se encuentra implicado en el delito de lavado de activos en concurso ideal, ya que era “el necesario eslabón para darle el carácter de lícito al dinero que generaba la banda que lideraba Correa. Tenía acabado conocimiento además que el dinero provenía del Estado”.

Los fiscales agregaron que “Correa se hacía de un millón de pesos por mes y la codicia era extrema. Las dos empresas que había creado no eran clientes normales de Gatica. El contador a través de su estudio tenía una activa participación en las decisiones, concurría habitualmente a Casa de Gobierno en horas de la tarde y su empresa Mezeta Consulting se creó para tapar y blanquear las maniobras que se hacían con los dineros públicos. Ahora surge que esas maniobras les daba una ganancia estimada en un millón de pesos mensuales y de allí se explica las propiedades que construían y los vehículos que compraban. Podemos hablar de mochilas llenas de dinero de retornos de la obra pública. Todo esto está probado con las escuchas telefónicas y la abundante documentación hallada en los allanamientos de una casa en Playa Unión que alquilaba el Gobierno y la casa particular de la madre de Lüthers”, dijeron los fiscales Rodriguez y Williams.

PRUEBAS CONTRA GATICA

Fue el fiscal general Rodríguez el que se encargó de describir los hechos en los que se encuentra involucrado Gatica. Dijo que “a partir del mes de octubre del año 2016, el contador Gatica desarrolló con habitualidad actos tendientes a disimular sumas provenientes de distintas defraudaciones al Estado realizadas por la asociación Ilícita liderada por Diego Correa, con el fin que los bienes adquieran la apariencia de un origen lícito, superando holgadamente dichos bienes la suma de 300.000 pesos, condición objetiva de punibilidad.

Concretamente es Gatica quien se ocupa de todo lo relacionado a la adquisición por parte de la banda, de la empresa SEPAT SRL. Así lo expresa en la entrevista el testigo Alexis Gabra cuando manifestó que al momento de que Lüthers y Correa se interesan en adquirir la titularidad de la SRL de la que era dueño, aparece Gatica en persona en casa de Gobierno ocupándose del traspaso accionario. Posteriormente cuando Correa decide comprar a través de la empresa SEPAT SRL., utilizada como pantalla, un vehículo marca Hyundai, modelo H1, dominio colocado AA910WN, fue Federico Gatica quien, según lo informado por Fabricio Parra, responsable de la firma JR Automotores, llevó adelante una conducta proactiva a fin de la adquisición del rodado aludido. La empresa no poseía bienes, y al poco tiempo, que entró en el dominio de Correa, concretamente, el 6 de enero del año 2017, adquiere el mencionado vehículo por un monto de 784.500 pesos.

CONSULTORIOS MEDICOS

Agrega que “en abril del año 2017, Diego Lüthers compra con dinero en efectivo, por un valor de 250.000 pesos, un lote sito en calle Mitre 761 de la ciudad de Rawson, lugar donde comenzará a ejecutarse el mismo año un proyecto de construcción de consultorios médicos.

En esa oportunidad los propietarios, hermanos de apellido Pedernera, le dieron al nombrado un poder especial para que los represente y poder finalmente escriturar a nombre de quien iba a ser titular de dicho inmueble. Ello fue así porque no se sabía por esa época a nombre de quién iban a poner el inmueble.

El proyecto tenía en miras construir un edificio de 1500 mts.2, a un costo de 1.500 pesos el metro, arrojando un costo aproximado de 2.250.000 dólares.

A partir de allí interviene nuevamente el contador Gatica, y a fin de darle forma al plan que tenían en miras el 11 de mayo del mismo año constituye la Sociedad Mezeta Consulting SA, que va a servir de pantalla para aparentar el origen lícito de los fondos con que se comenzaba a financiar la obra sobre calle Mitre”.

También el fiscal general Rodríguez se refirió a cómo Correa y Lüthers transfirieron las empresas a Gatica con el objetivo de hacer parecer como lícito el dinero que de manera ilícita le habían quitado al Estado. En este sentido dijo que “Gatica, accionista y presidente de la firma, aportaba el instrumento necesario para disimular los fondos espurios suministrados por Diego Correa con los que se iba a llevar a cabo el emprendimiento, que según el profesional tenía una proyección de finalización entre 18 y 24 meses. Posteriormente, el día 7 de noviembre del año 2017 por ante escribano público el nombrado refrenda la escritura por la que Lüthers transfiere a nombre de Mezeta Consulting SA”.

Para los investigadores Gatica tiene mucho poder económico. Entienden que cuenta con posibilidades de entrar y salir del país de manera habitual, a tal punto de haber viajado al exterior ocho veces en el último año y medio (a México, Estados Unidos, Italia y Panamá, entre otros destinos). Toda esta situación genera la posibilidad de que existe el riesgo procesal de fuga. También cree que puede entorpecer la investigación y para ello describió las maniobras que intentó realizar tras la detención de los otros integrantes de la banda. Se refirieron al momento en que intentó pagarles al constructor y al arquitecto del edificio de la calle Mitre en Rawson. Dijo que de los testimonios de ambos profesionales surge que Gatica se mostró interesado en saber qué habían declarado ante los fiscales. A la vez condicionó el pago de dinero que les adeudaba a la presentación e facturas anteriores, con el fin de intentar demostrar, a modo de apariencia, que tenía manejo de Mezeta Consulting.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico