La Cámara Penal confirmó las condenas que recibieron Sergio Chini y su pareja

El tribunal de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia confirmó en todos sus términos la sentencia condenatoria que recibieron Sergio Chini y su pareja, Gladis Quevedo, por el robo agravado que protagonizaron el 30 de julio del año pasado en un comercio de la avenida Kennedy. El recibió una pena de 4 años y fue declarado reincidente, mientras que a ella se le impuso una pena de 3 años en suspenso.

Los jueces del tribunal de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, Martín Montenovo, Guillermo Müller y Daniel Pintos, rechazaron la impugnación que presentó la defensa que asistió a Sergio Chini y Gladis Quevedo, desde donde se solicitó la absolución de ambos y en caso de hacerse lugar al planteo que se disponga la libertad de Chini, quien se encuentra detenido.

En forma subsidiaria, el abogado adjunto de la Defensa Pública, Arial Quiroga, pidió que en caso de no hacer lugar al primer planteo, el tribunal resolviera la nulidad de la sentencia en virtud del vicio contenido en su fundamentación por parte del tribunal que los condenó.

La Fiscalía, en tanto, fue representada por la fiscal general Cecilia Codina, quien al hacer uso de la palabra le pidió al tribunal de alzada que confirme el fallo en todo sus términos y contestó, a su turno, cada uno de los agravios planteados por la defensa.

Hay que recordar que la pareja condenada fue juzgada durante las audiencias de debate que se celebraron el 11, 12, 16 y 17 de mayo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y el tribunal estuvo presidido por la jueza penal, Mariel Suárez.

También hay que saber el último robo que los tuvo como protagonistas a Chini y la madre de sus tres hijos, Gladis Quevedo, ocurrió el 30 de julio del año pasado a las 17:35, aproximadamente, cuando la pareja ingresó a un local comercial ubicado en avenida Kennedy al 3000 y luego de consultar por diferentes prendas de vestir que se encontraban a la venta y seleccionar un par de zapatillas, Chini extrajo un arma de fuego y apuntó a la vendedora; traspasó el mostrador, tomó del cabello a la víctima y la tiró al suelo rompiendo a su vez el vidrio del mostrador.

Mientras, Quevedo tomó la computadora que se encontraba en el mostrador y el teléfono fijo, al tiempo que su pareja tomó de la caja registradora el dinero en efectivo y el teléfono celular de la vendedora. Quevedo también se apoderó de la billetera de la damnificada, juegos de llaves y otros objetos de valor, tras lo cual escaparon.

ROBO AGRAVADO

El caso fue calificado como “robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada”, en calidad de coautores para Chini y Quevedo. En ese expediente, además, fueron reconocidos por la víctima durante una rueda de personas que se realizó en agosto.

Ese y otros dos delitos contra la propiedad fueron cometidos por la pareja mientras Chini se encontraba cumpliendo una condena de 6 meses de prisión efectiva y en la cual había sido beneficiado con salidas laborales, por lo que solo debía regresar a dormir a la alcaidía.

Hay que saber, además, que ya tiene cuatro condenas firmes que incluyen el homicidio de un ciudadano paraguayo que residía en la extensión del barrio 30 de Octubre, otras dos por delitos contra la propiedad y la restante por pegarle a un policía.

En febrero, en tanto, Chini había acordado un juicio abreviado por una pena menor pero al sentarse frente al juez se arrepintió y no prestó su conformidad con el acuerdo y decidió ir a juicio oral, donde terminó condenado con una pena de 4 años de prisión efectiva y su pareja, con 3 años de prisión en suspenso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico