La ex de Jorge Rial dio datos escandalosos de su divorcio

Romina Pereiro explicó cómo superó su separación, luego de pasar un tiempo bajo los flashes y pasándola mal.

Romina Pereiro estuvo en PH, Podemos Hablar, y rompió el silencio sobre su separación de Jorge Rial, a dos años de su casamiento. La nutricionista abrió su corazón y contó lo mal que la pasó cuando su ruptura se mediatizó, al punto que le generó ataques de pánico.

“Fue difícil, sobre todo por lo público. Nos casamos con mucho deseo y mucha expectativa, pasaron varias cosas… Pero lo que más me costó fue desarmar una familia. Fue muy doloroso. Con chicos, una casa recién comprada”, comenzó diciendo la profesional de la salud en el frente a frente con Mariana Arias.

“Lo que se armó mediáticamente me sobrepasó, no lo podía manejar. Estaba intentando manejar mis emociones con respecto a lo que estaba pasando adentro de mi casa, pero todo lo público me desbordó”, se sinceró sobre la difícil etapa que tuvo que atravesar, bajo el radar de los medios.

“Tuve ataques de pánico, estrés, ansiedad, que me lo generaba el afuera porque yo intentaba protegerme... Mi familia y amigos estaban ahí todos protegiéndome, pero era el celular todo el tiempo y cronistas en la puerta de mi casa, y salía con mis hijas a llevarlas al colegio en pijama y tenía al notero en la puerta”, contó la nutricionista.

Al hablar de Rial y su relación, sostuvo: “Entre nosotros no tuvimos problemas. Fue una separación hablada, de común acuerdo y creo que hasta muy madura de parte de los dos, de hecho seguimos teniendo muy buen vínculo, así que no fue esa la parte difícil más allá del duelo de esa situación”.

“Veía a mi familia sufriendo por cosas que no tenían nada que ver con la realidad, sobredimensionadas, que yo no sabía de dónde sacaban. Todo el tiempo me decían ‘no aclares, no aclares’, pero se hacían como bolas gigantes que no tenían nada que ver y no podía ser que opinaran de algo que no tenían idea”, reveló sobre lo que más le molestó.

“Me refugié en mis amigos, mi familia. Traté de proteger a mis hijas porque tienen edad en la que leen redes sociales y no quería que sufrieran porque ellas también la estaban pasando mal, es una situación muy delicada. Hice terapia, me parece que hay que darle mucha importancia a esto de la salud mental”, detalló sobre cómo hizo para atravesar esa difícil etapa.

“Los ataques de pánico no son una pavada, uno cree que los puede manejar y no es así, entonces ponerse en manos de profesionales y confiar en que vas a salir adelante y tratar de ser respetuoso”, explicó sobre la importancia de acudir a un psicólogo o psiquiatra en los casos más severos.

“Me costó mucho rearmarme y me quedó como ese miedo... Tenía que venir acá y tenía pánico de meter la pata. Sé que trabajo en el medio, sé con quién me casé también y que es parte de su trabajo, entonces intenté ser lo más respetuosa que pude, pero siempre protegiéndome a mí y preservando a mi familia y a todos”, cerró Romina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico