La familia de "Lalo" Funes cuestionó a dos de los jueces que absolvieron a los imputados

Tras el fallo de absolución que recibieron César Bahamonde y Juan Serrano, imputados de haber asesinado de 60 puñaladas y a golpes a Eduardo Funes, los familiares de la víctima están destrozados. Creían que los acusados iban a ser condenados a prisión perpetua como lo pretendía la Fiscalía. Cuestionaron las contradicciones de testigos, policías y pericias. Tampoco entienden cómo dos jueces del tribunal votaron en contra a pesar de que una testigo señaló quiénes fueron los autores de la horrenda muerte.

Rubén Funes, padre de la víctima, y Eduardo Sinatra -con quien se crió Eduardo Funes (29)- decidieron romper el silencio tras conocer el miércoles la absolución de los imputados por el asesinato ocurrido durante los primeros minutos del 16 de julio de 2016, a pocos metros del Gimnasio Municipal 3.
En diálogo con El Patagónico, Rubén recordó quién era su hijo, tan conocido y querido en el Máximo Abásolo. Jugaba al fútbol en el equipo del barrio y tenía muchos amigos. En el último tiempo de su vida vivió con su madre en la zona de Quintas del mencionado barrio y tenía un nene de 2 años.
Describió que Eduardo "era como todo hijo, tenía su lado bueno. Andaba bien, jugaba al fútbol y tenía a sus amigos que yo no conocía. No tenía mala junta, nunca había caído preso y trabajaba de cañista".
"Lalo" no tenía un trabajo fijo, pero se las rebuscaba para "changuear", describió.
Respecto a la absolución de los acusados César Sebastián Bahamonde y Juan Julio Serrano, sostuvo: "estamos mal, nunca pensamos que los iban a absolver. Entonces nosotros quedamos peor de lo que estábamos. Lamentablemente ellos tienen más derecho que uno y esto nos destrozó más todavía", señaló el hombre que colocó la foto de su hijo sobre la mesa.
Tal como publicó en exclusiva este diario en su edición de ayer, el fallo absolutivo fue por mayoría. Los jueces Raquel Tassello y Martín Cosmaro votaron por la absolución, mientras Mariel Suárez falló por la declaración penalmente responsable de los dos imputados.
El padre de la víctima consideró: "el procedimiento de la fiscal (Cecilia Codina) me parece que estuvo bastante flojo y después no sé cómo los jueces dictaminan el fallo".
Según los argumentos que dio el tribunal, Rubén Funes entendió que "los testigos se contradecían, la misma policía se contradijo en varias cosas de la investigación".
Detalló que el ADN de los cuchillos no se correspondía con los imputados y los ADN de los rastros de sangre levantados por los peritos tampoco coincidieron con los de los acusados. "Hubo una tapa de cocina con la cual le pegaron en la cabeza y tenía sangre de Eduardo, nada más, no tenía ninguna huella de los imputados Serrano y Bahamonde. No sé qué hay que hacer para que te crean ellos y para que dictaminen un fallo más o menos acorde a lo que pidieron", cuestionó.

MUERTE IMPUNE
El padre de Lalo agregó que uno de los testigos declaró que su hijo "tenía problemas con esta gente y que posiblemente lo querían matar. El dijo: ´para que me maten me van a tener que matar borracho´, así nomás fue", lamentó.
Mientras, Sinatra mencionó: "la misma madre de Bahamonde declaró que el mismo pibe le había dicho que se había mandado una macana, que había matado a ´Lalo´. Con esa prueba qué más". También recordó que declararon dos sargentos de la policía, uno de los cuales peritó el teléfono celular de Serrano, "donde habían mensajes decía: che te la mandaste".
Pero otro testimonio "salió diciendo que ese mensaje se lo había mandado el hermano de Serrano (Diego Armando Serrano) que está preso. Llama la atención porque se supone que no tenés que tener un celular si estás detenido", reflexionó el hombre que crió a Eduardo.
Aseguró que muchos testigos en las declaraciones preliminares "declararon una cosa y cuando se sentaron a declarar en el juicio se asustaron. El sistema está fallando si los testigos tienen miedo a las represalias, nunca vamos a tener un juicio como la gente", criticó.
Asimismo ,"una sola testigo "los señaló con el dedo y dijo fue él y él. Este testimonio prácticamente lo impugnaron porque un juez dijo que la chica al momento de declarar estaba alcoholizada, pero dijo lo mismo las tres veces que le preguntaron y no cambió el testimonio". Se trata de la misma mujer que alertó a la policía cuando ocurrió el ataque contra Funes y a la cual después le balearon la casa.
Ahora la familia de "Lalo" espera conocer la resolución del veredicto que recibirán el miércoles para solicitar la impugnación del fallo. Sinatra pidió "que se haga justicia, no puede quedar impune una muerte, haya sido quien haya sido".
Mientras el papá de la víctima dijo: "dejó un mensaje para los dos jueces (Tassello y Cosmaro) que dejaron mucho que desear y estamos muy disconformes con ellos porque fallaron en contra. Espero que se haga justicia", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico