La lluvia anegó calles afectadas por el temporal del año pasado

Tal como anunció el Servicio Meteorológico Nacional, las precipitaciones en Comodoro Rivadavia comenzaron en la noche del viernes y se extendieron hasta pasado el mediodía de ayer. A ese fenómeno se sumó la caída de nieve durante gran parte de la tarde. Entre las principales complicaciones que dejó la tormenta se encuentra la acumulación de agua en calles que fueron devastadas por el temporal de 2017, aunque esta vez no colapsaron los canales evacuadores. En el camino que conduce a la antigua Caballeriza de YPF en Kilómetro 3 cedió el pavimento y tuvieron que trabajar máquinas viales. Kilómetro 5 y Kilómetro 17 fueron otros de los lugares donde se registraron complicaciones. Mientras que en Bella Vista Norte evacuaron a una familia. Ahora se aguardan días fríos.

El alerta meteorológico por lluvias intensas que había pronosticado el Servicio Meteorológico Nacional se cumplió (SMN) y en Comodoro Rivadavia cayeron más de 16 milímetros, según los registros de Defensa Civil.

Esa cantidad de agua fue suficiente para que se produjeran distintos inconvenientes en los barrios de la ciudad.

Según un relevo realizado por El Patagónico, los lugares más afectados por la acumulación de agua fueron los que se vieron anegados durante el temporal de marzo y abril del año pasado. Por ejemplo, el camino que conduce a la denominada Caballeriza, en Kilómetro 3, donde se rompió provocando un cráter en el pavimento. Ante el alerta de los vecinos que residen en los alrededores concurrió personal del Departamento de Tránsito municipal para interrumpir el paso de vehículos. Luego tuvieron que asistir maquinas viales y la calle fue cerrada preventivamente.

Según comentaron los habitantes del lugar a este diario, en el sector se formó un profundo pozo en la zona de los conductos cloacales. Se debe recordar que en esa calle hace poco tiempo se instaló el servicio de cloacas y agua.

Lo cierto es que el paso de esa calle a la avenida Fray Luis Beltrán quedó cerrado, afectando también a los vecinos del barrio Divina Providencia que acceden por ese lugar.

Además, esa propia avenida que conecta el barrio Mosconi con Saavedra volvió a convertirse por momentos en un peligroso río de agua que descendía con fuerza hacia el Club Santa Lucía. Allí los trabajos quedaron sin concluir, aunque esta vez no hizo falta cerrar esa arteria.

COMPLICACIONES EN

LOS KILOMETROS

Desde el área de Transito, Miguel Morón describió a El Patagónico en horas de la tarde: “tenemos complicaciones en la calle Santa Lucía y en los alrededores del Jardín Juana Manso, calzadas que cedieron producto de la acumulación de agua en surcos subterráneos. Hay zonas donde se hizo un trabajo para corregir el terreno tras el temporal pero el agua vuelve a abrirse paso”.

En otros sectores como Kilómetro 5 y Kilómetro 17 también hubo calles anegadas. La avenida José Ingenieros –en el acceso al barrio Presidente Ortiz- quedó tapada de agua en la zona del predio del Club San Martín Azcuénaga (USMA) y la estación de servicio.

El mismo Morón pidió transitar con extrema precaución por la zona de Kilómetro 3 y Kilómetro 5, en especial una vez que oscurezca. Además, advirtió a los conductores que el semáforo que se encuentra en Roque Sáenz Peña e Yrigoyen se encuentra fuera de servicio y no podrá ser reparado hasta el martes. Por esa razón insistió en que los automovilistas tengan precaución en la zona dado que se encuentra en adyacencias al Hospital Regional.

Desde Defensa Civil, Miguel Vargas, su titular aseguró a este diario que el personal estuvo toda la madrugada recorriendo barrios y se entregaron unos 70 nylon a familias que sufrieron goteras en sus viviendas.

Mientras tanto, desde la Secretaría de Servicios a la Comunidad, confirmaron que en Kilómetro 17 se rompió uno de los laterales de un desvío de una cuenca de agua que se estaba realizando en el sector y provocó la inundación de las calles. En tanto, en Bella Vista Norte la Secretaría de Seguridad junto a Defensa Civil tuvieron que evacuar a una familia con niños que se encontraba en una precaria vivienda.

Se espera que hoy cese la lluvia que comenzó en la noche del viernes en forma persistencia y que se intensificó por la madrugada, cambiando a agua nieve en horas de la tarde de ayer, cuando invitó a más de una persona a salir del interior del domicilio a retratar el fenómeno blanco.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico