La metodología ecologista para quedarse con tierras en la Patagonia

Con sutiles estrategias que les permiten eludir leyes argentinas que se refieren a la protección de áreas de fronteras internacionales y de zonas de seguridad, empresarios extranjeros continúan avanzando en la compra de grandes extensiones de tierras en la Patagonia y otras regiones del país. En gran parte lo hacen a través de cuestionadas fundaciones ecologistas, argumentando que el objetivo es donarlas para ampliar o crear nuevos parques nacionales. Pero establecen tramposas cláusulas.

Caleta Olivia (agencia)

Este delicado tema que se inserta en un capítulo de geopolítica fue expuesto por el abogado Arturo Puricelli, quien fuera gobernador de Santa Cruz (1983-1987) y ministro de Defensa de la Nación (de junio a diciembre de 2013) por citar algunos cargos de su dilatada trayectoria política.

Fue la semana pasada y de manera especial Puricelli hizo referencia al proyecto de ampliación del Parque Patagonia situado en la Meseta del Lago Buenos Aires, que hoy tiene 53 mil hectáreas y que para extenderlo el multimillonario filántropo suizo, Hansjörg Wyss, quiere comprar otras 500 mil.

Este caso ya fue motivo de un informe periodístico de El Patagónico a fines de marzo, a través del cual se daba cuenta que Wyss quería invertir 85 millones de dólares para adquirir campos que son tanto tierras fiscales como propiedades de ganaderos asentados en la zona.

La ayuda “desinteresada” también revestía apremios temporales y los pormenores de las “bondades” de esta iniciativa habían sido difundidos a través en un artículo periodístico que se publicó en el diario La Nación firmado por la periodista Luciana Mantero, quien casualmente es la esposa del actual Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña Braun.

Vale recordar que el proyecto que generó fuertes disputas entre sectores políticos, empresarios, ruralistas y referentes de organizaciones ambientalistas nacionales a internacionales tiene sus “anexos”, ya que también se contempla la ampliación (en menor escala) de otros parques nacionales que existen en territorio santacruceño.

El mismo fue impulsado por referentes de la Alianza Cambiemos a través de la Administración de Parques Nacionales y fue “bajado” a la Legislatura santacruceña casi a fines de 2017 por la exdiputada provincial Roxana Reyes, quien actualmente ocupa una banca en la Cámara baja del Congreso, aunque por ahora no tiene aprobación.

SON MUY “BONDADOSOS”

La disertación de Puricelli, nacido en esta provincia en 1947, fue más que puntillosa, citando entre otros aspectos los casos de los empresarios extranjeros que fueron adquiriendo tierras tanto en la Patagonia argentina como chilena, entre ellos Douglas Tompkins (fallecido en diciembre de 2015 mientras hacía rafting) y a Joseph Lewis, frecuente anfitrión de Mauricio Macri y quien afronta varias demandas de ciudadanos de la cordillera que perdieron acceso a bosques y ríos de la región.

El primero de ellos adquirió tierras para crear el Parque Monte León en la costa atlántica santacruceña donándolas a Parques Nacionales, bajo el pretexto bondadoso de fomentar el turismo y proteger el medio ambiente, como así también la flora y fauna autóctona “para el futuro de la humanidad”.

Sin embargo en el sitio no se hizo ninguna inversión y el turismo es prácticamente nulo porque entre las cláusulas de la “donación” que aparecen en letra chica, se establece que todo debe quedar como era entonces.

A modo de ejemplo -comentó el exgobernador-, ni siquiera se permite abrir caminos, utilizar leña, construir algún refugio o “cazar una lagartija” ya que el donante tiene la facultad de rescindir ese convenio y destinar las tierras adquiridas a “otros” fines.

Citó además que en el sur de Chile se da un caso de tierras compradas por Tompkins donde no se permite el paso de particulares y las acciones legales se diluyeron cuando él mismo advirtió que Estados Unidos (donde nació el magnate) podría bloquear las exportaciones hacia puertos ubicados al otro lado del Pacífico.

Por otra parte, en el país trasandino y a la altura de la Meseta del Lago Buenos Aires se encuentra otro parque nacional “donado” y se sospecha que en caso de que se concrete la ampliación del existente en territorio argentino y que en el futuro sobre ambos se aplique la “expropiación” por alguna mínima violación a las cláusulas de donación, se crearía un territorio mayor a la extensión que tiene Suiza.

UN PROYECTO QUE AVALA CAMBIEMOS

Los asistentes a la charla se asombraron cuando se iban enterando en profundidad de las encrucijadas, ya que la mayoría solo tenía un conocimiento superficial de los casos de grandes extensiones de tierras que van adquiriendo magnates extranjeros.

En esa lista también figura Luciano Benetton, cuyo nombre volvió a cobrar notoriedad por los violentos y recientes sucesos que se registraron en Chubut debido a los reclamos comunidades mapuches, alcanzando su clímax con la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado.

En el caso del Parque Nacional Patagonia (creado en 2014), Puricelli dejó en claro que el proyecto para su ampliación (N° 317/18) no se hizo en Santa Cruz sino que seguramente fue pergeñado “por los multimillonarios que están detrás de esto”, respaldados por organismos internacionales de gran poder, para lo cual se crearon diferentes fundaciones. “Este proyecto está siendo acompañado por el actual gobierno nacional”, acotó.

Al mismo tiempo destacó la postura de los diputados de la Legislatura provincial que se negaron por ahora a aprobarlo, incluso los que están relacionados a nivel nacional con Cambiemos.

Precisó también que por tratarse de un mega proyecto, se incluye la creación otros parques nacionales (como Cueva de la Manos) y la ampliación de otros (por ejemplo Los Glaciares), lo cual es una suerte de enganche hacia el principal objetivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico