La primera mujer que dirigirá un partido en un Mundial de fútbol masculino

La francesa Stephanie Frappart conducirá el choque entre Alemania y Costa Rica. Ya participó en este certamen como cuarta jueza, al igual que otras dos colegas.

Stéphanie Frappart será este jueves la protagonista de un hecho histórico de los Mundiales: se convertirá en la primera mujer en dirigir un partido de una Copa del Mundo masculina. La francesa fue designada para impartir justicia en el duelo entre Alemania y Costa Rica, por la tercera fecha del Grupo E, que definirá la continuidad de ambos en el torneo más importante del fútbol.

Además, Frappart estará acompañada de una terna arbitral íntegramente conformada por mujeres, en otro hito que quedará para el recuerdo en Qatar 2022: la acompañarán como asistentes la brasileña Neuza Back y la mexicana Karen Díaz Medina. En tanto, el hondureño Said Martínez actuará como cuarto árbitro.

De esta manera, la árbitra principal tendrá su tercera participación en este certamen, ya que había oficiado como cuarta colegiada en los cotejos de México frente a Polonia y Portugal contra Ghana. Dos colegas también hicieron lo propio: la ruandesa Salima Mukansanga formó parte de la cuaterna en Francia-Australia y la japonesa Yoshimi Yamashita en los choques Bélgica-Canadá, Inglaterra-Estados Unidos y Bélgica-Marruecos y Gales-Inglaterra.

No es la primera vez que Frappart pone su nombre en la historia del fútbol. En plena lucha por la igualdad de derechos en el mundo del deporte, en 2019 la UEFA la designó para dirigir la final de la Supercopa de Europa que protagonizaron Liverpool y Chelsea, con victoria de los Reds.

Aquella vez, la árbitra tuvo una actuación destacada: condujo el juego sin sobresaltos y acertó, en compañía de sus asistentes, en todas las acciones que generaron polémica en el transcurso del encuentro.

Nacida en Valle del Oise, Francia, Frappart tiene 38 años y su camino en el referato comenzó a los 13. “Jugué al fútbol, pero también quería aprender sobre las leyes del juego, así que comencé a arbitrar y continué jugando y arbitrando hasta los 20 años, cuando tuve que tomar una decisión. En ese momento, las estructuras de fútbol femenino todavía se estaban desarrollando, así que sentí que sería mejor para mí continuar como árbitro”, contó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico