La PSA desarticuló una banda que traficaba drogas a través de encomiendas con la imagen de Mafalda

Se realizaron cinco allanamientos en Buenos Aires y la investigación comenzó el 12 de junio. Trasladaban cocaína mediante artesanías con la imagen del personaje de caricatura Mafalda. Se incautaron 725 gramos de sustancia de corte; 385 gramos de marihuana; pastillas de éxtasis y dosis de cocaína y metanfetamina; y un pequeño invernadero con 12 plantas de marihuana.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Sabina Frederic, en coordinación con Dirección General de Aduanas (DGA) y con la colaboración de otras agencias estatales, desarticuló una organización internacional dedicada al contrabando de estupefacientes a través de encomiendas aéreas. Mediante cinco allanamientos en domicilios ubicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires, detuvo a tres personas y secuestró drogas; elementos con los que disimulaban y preparaban los envíos; dinero en efectivo y documentación.

La investigación comenzó el 12 de junio cuando, en el marco de los controles preventivos habituales que la PSA realiza en la Terminal de Cargas Argentinas (TCA) del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, los oficiales detectaron e interceptaron una encomienda cuyo destino final era Holanda, conteniendo una artesanía de forma circular con la imagen del personaje de caricatura Mafalda. Al analizar en profundidad el objeto, los investigadores advirtieron que en realidad se trataba de cocaína hábilmente escondida en pequeños compartimentos que simulaban ser azulejos o “venecitas”. En total se incautaron 314 gramos de cocaína distribuida en 100 cubos de 15 milímetros de lado y tres de espesor.

El método de ocultamiento utilizado, novedoso y sofisticado, daba indicios que detrás del envío podría estar una organización criminal especializada. La causa judicial quedó en el Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nº 8, a cargo de Gustavo Meirovich y la investigación fue delegada a la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico N° 2, a cargo de Emilio Guerberoff.

Como resultado de la pesquisa conjunta entre la PSA y la DGA, los agentes identificaron a tres miembros de la red delictiva que, utilizando documentos argentinos falsos, enviaban y recibían estupefacientes como cocaína y drogas sintéticas.

En septiembre los investigadores fueron alertados sobre una encomienda de la misma organización, detectada en el Aeropuerto Internacional de Miami, Florida, con más de cinco kilogramos de MDMA (éxtasis). Procedía de Holanda.

Mediante la coordinación de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), en un trabajo conjunto con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el juez de la causa ordenó la realización de una “entrega vigilada” de la droga desde el aeropuerto de Miami hacia Buenos Aires. El objetivo era detener a los destinatarios al momento de recibirla.

Los investigadores revelaron que el remitente que había enviado la artesanía con la imagen de Mafalda coincidía con el destinatario de la encomienda detectada en Estados Unidos. El portador utilizaba un DNI falso.

De este modo y con la colaboración de Aerolíneas Argentinas, la entrega vigilada llegó al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini donde se detuvo a las personas que fueron a buscar la droga. Los 5.362 gramos de metanfetamina estaban disimulados entre las paredes de una caja con guantes de boxeo en su interior.

El director nacional de la PSA, José Glinski, expresó que “las redes delictivas que se dedican al narcotráfico funcionan con la misma lógica, los mismos mecanismos y las mismas complejidades logísticas que las empresas legales. Como investigadores o funcionarios del Poder Ejecutivo que estamos a cargo de pensar las políticas criminales, tenemos que entender esas prácticas para poder abordar el delito eficazmente”.

Tras las detenciones el juez ordenó cinco allanamientos que permitieron reunir información y pruebas para la investigación. En ellos los oficiales incautaron 725 gramos de sustancia de corte; 385 gramos de marihuana; pastillas de éxtasis y dosis de cocaína y metanfetamina; herramientas y elementos de corte (coladores, balanzas, envases, bolsas, cintas adhesivas), divisas de diferentes nacionalidades; celulares, notebooks y tablets. En uno de los domicilios, ubicado a metros del Obelisco, hallaron un pequeño invernadero con 12 plantas de marihuana.

Hasta el momento se pudo determinar que parte de la organización criminal que actuaba en el país estaba compuesta por personas de nacionalidad colombiana y argentina.

Glinski puntualizó que por lo general las investigaciones que surgen de detecciones de encomiendas con estupefacientes suelen tener un nivel de imputación muy bajo. Por eso, cuando se cumple esta meta el avance investigativo se limita al mero receptor de la remesa. Es por ello que cobra relevancia este resultado positivo de esta investigación: además de neutralizar la capacidad operativa del grupo delictivo, trajo aparejada, en términos de inteligencia, un mayor conocimiento criminal de cómo se organiza el tráfico de drogas en los aeropuertos.

El director nacional de la PSA explicó que al afectar un circuito de distribución de drogas en un país se puede producir un desplazamiento de las redes criminales hacia otros países y, en consecuencia, disminuye la circulación local. Sin embargo, no siempre se genera un impacto directo sobre la circulación porque los actores detenidos son reemplazables, mientras que los organizadores suelen estar en otros países.

El operativo logró concretarse gracias al trabajo coordinado de todas las agencias intervinientes bajo órdenes judiciales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico