La querella solicitará condenar por criminis causae a los imputados de asesinar a Jurado

Así lo planteó la representante de la familia de la víctima durante la primera jornada del debate oral y público por el homicidio del empresario de la carne ocurrido durante la noche del 10 de febrero de 2017 en su vivienda del barrio Pueyrredón. Por ese crimen están siendo enjuiciados Mauricio Fleitas y Diego Aguirre.

A lo largo de la mañana de ayer se desarrolló la primera jornada de debate oral y público en el juicio por el homicidio de Orlando Jurado, que tiene como imputados a Mauricio Fleitas y Diego Aguirre.

La fiscal sostuvo en su alegato inicial que va a probar a lo largo del debate la responsabilidad de los imputados sobre la base del delito de “homicidio en ocasión de robo”. La querella –que representa a la familia de la víctima- coincidió con la fiscal en la prueba y en los hechos, pero postuló la figura de “homicidio criminis causae”, es decir la de cometer un asesinato para ocultar otro delito, lo que prevé la pena de prisión perpetua.

Las defensoras de Fleitas plantearon su absolución ya que “la evidencia arroja un resultado disímil” y que un “dermonitrotest no es un indicio de certeza para fundar una condena”. La defensa de Aguirre, mientras tanto, argumentó que su asistido “no tiene relación alguna con el hecho, ni se trata de su automóvil”, en referencia al vehículo involucrado.

El tribunal que lleva adelante el juicio está integrado por las juezas Gladys Olavarría –como presidenta-, Mariel Suárez y Mónica García. Por el Ministerio Público Fiscal asistió a la audiencia de ayer la fiscal general Camila Banfi. La querella está representada por la abogada Karina Jurado.

En tanto, la defensa de Fleitas es ejercida por las defensoras públicas Cristina Sadino y Viviana Barillari y la de Aguirre por Alicia Dramesino, abogada particular del mismo.

ALEGATOS

En su alegato inicial la fiscal sostuvo que va a probar a lo largo del debate el homicidio registrado el 10 de febrero de 2017, cuando alrededor de las 23.15 Mauricio Fleitas y Diego Aguirre junto a otras dos personas todavía no identificadas se presentaron en el domicilio de la víctima, ubicado en Colonos Vascos y Andino Cayelli.

La fiscal relató que Aguirre, quien conducía un Volkswagen Bora de color gris, se bajó y marcó la casa de la víctima. Mientras, Fleitas y uno de sus acompañantes ingresaron a la propiedad por los techos.

Fleitas y su acompañante forcejearon con Jurado en la puerta de su domicilio. La víctima recibió un golpe con un hierro y Fleitas efectuó dos disparos. Uno de esos tiros le ingresó por los pulmones a la víctima provocándole la muerte por shock hipovolémico. Inmediatamente los agresores huyeron a bordo del VW Bora, donde los esperaba Aguirre y otra persona que oficiaba de campana.

La fiscal calificó legalmente el caso como “homicidio en ocasión de robo”, en calidad de autor para Fleitas, y de partícipe necesario para Aguirre.

La querella coincidió con la fiscal en cuanto a la prueba y el relato del hecho pero postuló la figura de “homicidio criminis causae” y subsidiariamente “homicidio en ocasión de robo”, ya que a su entender “hay prueba fehaciente para acreditar que el homicidio se produce en aras de procurar la impunidad de los encartados”.

La defensa de Fleitas mencionó que la acusación privada es extemporánea ya que fue presentada fuera de término”. Afirmó que la evidencia de la causa arroja un resultado disímil. Le realizaron el dermonitrotest (prueba de existencia de pólvora en las manos) a mi asistido estando demorado, no en el marco de esta causa, sin la intervención de la defensa. En las condiciones en las que se le tomó dicha prueba se vulneraron sus garantías constitucionales de derecho a defensa y de tener un juicio justo. Esto no puede ser un indicio de certeza para fundar una condena, argumentó la defensora, por lo cual se impone su absolución”

En igual sentido se expresó la defensora de Aguirre, quien sostuvo: “mi asistido no tiene relación alguna con el hecho, ni se trata de su automóvil. La noche del hecho Aguirre llega de trabajar y luego se traslada a la zona norte a guardar el camión, acompañado por su padre”. Así, postuló también su absolución.

TESTIGOS

El primer testigo en declarar fue un oficial de servicio de la Policía del Chubut quien señaló que en la noche del crimen solicitaron presencia policial por un robo en calle Cayelli y cuando llegó al lugar ya había dos auxiliares de la Justicia. Describió que una persona gritaba mientras un policía sostenía a una persona herida grave.

Añadió que vecinas habían escuchado a personas saltando en los techos y disparos, mientras otro vecino dijo haber visto subirse a tres personas a un VW Bora de color gris.

El segundo testigo fue un suboficial de policía que recordó que esa noche llegó al lugar y había una persona ensangrentada, tirada en el piso. Agregó que un vecino mencionó la presencia de un VW Bora gris supuestamente implicado en el robo. Inmediatamente se hizo presente personal de Criminalística, el jefe de comisaría y el fiscal Juan Carlos Caperochipi, rememoró.

Otro testimonio fue el de un cabo de la policía que fue uno de los primeros en llegar al lugar. Graficó que la víctima se encontraba como arrodillada entre el portón de acceso y la puerta de entrada a la vivienda, pero no presentaba signos vitales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico