Las cooperativas verán afectado su patrimonio

El gerente de la Federación Argentina de Cooperativas de Crédito (FACC), Alberto Bavastrello, advirtió ayer que si el Senado aprueba hoy sin modificaciones el Presupuesto Nacional para el año próximo, tal como lo giró la Cámara de Diputados, las entidades del sector sufrirán una fuerte pérdida de su patrimonio a manos del Estado.

El proyecto, que obtuvo media sanción y se encuentra en la cámara alta, contiene una modificación al impuesto que rige sobre los bienes de las cooperativas de crédito y las de seguros, cuya alícuota pasará del 2% actual hasta el 6%.

“Es totalmente confiscatorio”, indicó a Télam Bavestrello y puntualizó que “las cooperativas de crédito tenemos un rol importante en el mercado”.

Al respecto, subrayó que estas instituciones otorgan “asistencia a aquellas empresas que no pueden acudir a los bancos, para pagar sueldos a su personal y para cancelar deuda con sus proveedores”.

“Damos préstamos donde los bancos no llegan. Y a veces este tipo de cosas no se tiene en cuenta y solo se mira el objetivo fiscal recaudatorio”, sostuvo Bavestrello, al tiempo que aseguró que “en los países donde existe este impuesto, no supera el 1% su alícuota”.

El Presupuesto aprobado en la Cámara de Diputados, y que aguarda su tratamiento en el Senado, establece que las cooperativas de ahorro y crédito pagarán la alícuota de 2% del impuesto al patrimonio que rige actualmente hasta un valor de $ 50 millones de sus bienes.

Al superar los $ 50 millones, las cooperativas deberán pagar una alícuota del 4% sobre el remanente, pero si éste supera los $ 100 millones, entonces el proporcional pasa a ser del 6%.

Bavestrello aseguró que “con esta modificación, en un promedio de 40 años el Estado se quedaría con un patrimonio completo de una cooperativa”.

Aseguró que “una medida como esta es impensada en cualquier sociedad donde se pretenda que haya créditos”, y afirmó que los contenidos en el Presupuesto “son números imposibles, que llevan a la desvalorización del mercado de capitales”.

Si bien esta modificación se planteó por un plazo de 4 cuatro años, el dirigente cooperativo remarcó que “en general estos impuestos se ponen y no se vuelven a sacar”.

“A veces se buscan soluciones recaudatorias que no son equilibradas, son medidas de urgencia que se toman sin el menor análisis de la situación del sector que se afecta”, indicó el gerente de la FACC.

Remarcó que desde la Federación presentaron a los senadores una propuesta para “que permitan deducir la totalidad del impuestos sobre créditos y débitos del impuesto al patrimonio”.

“Hoy está previsto que se deduzca hasta el 34% del impuesto a débitos y créditos. Pero si se aumenta al 100% se atenuaría el impacto del incremento en el impuesto al patrimonio”, subrayó Bavestrello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico