Las "granjas" de clics, me gusta y retuits que hacen famosos a desconocidos

Detrás del éxito virtual de algunas empresas y celebridades se esconde un oscuro negocio que crece día a día en todo el mundo. Panales de celulares, conexiones, cuentas, direcciones de correo y un agujero legal, conocé el detrás de escena de un mundo ficticio.

La venta de “likes” es una práctica común en internet y se promociona abiertamente a través de grupos de mensajería y recomendaciones en redes sociales prometiendo potenciar o aumentar la cantidad de seguidores o fans en Instagram o YouTube.

Seguramente muchos usuario vieron en sus cuentas que recibieron un “like” o “me gusta” de alguna cuenta de un usuario que no conocen o que parece ser ficticio.

Lo que impulsa a este negocio poco ortodoxo es la generación de ingresos adicionales aumentando la tasa de “likes” en anuncios con determinadas keywords con el fin de generar publicidad. Esta práctica data de 2015 cuando desde China algunos medios daban a conocer imágenes de estas granjas y los servicios que prestaban.

Las “granjas de clics” no se valen de alta tecnología para hacer este proceso, solo necesitan manipular unos cientos de celulares y crear de perfiles falsos en redes sociales. Las granjas utilizan una gran cantidad de smartphones y de tarjetas SIM, esta combinación permite verificar los usuarios y las cuentas sin problemas a través del sistema de validación SMS que utiliza Facebook o Twitter para autenticar perfiles electrónicos.

Expertos aseguran que China y Rusia están al frente de la manipulación de datos y existen otras granjas en India, Bangladesh, Myanmar, Indonesia y Filipinas. En el último tiempo, Brasil se sumo a esta lista de proveedores.

A pesar de ser un negocio que atenta contra la buena competencia y generar un impacto negativo no hay leyes que determinen la ilegalidad y castigo para esta actividad. Recientemente, Apple, Google y Facebook han implementado medidas para detectar anomalías en el número de seguidores y “likes”.

Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico