Leal de Ibarra respaldó al juez Lleral y dijo que pidió lo que correspondía

El presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, Javier Leal de Ibarra, consideró ayer que los pedidos que realizó el juez federal Gustavo Lleral en materia de recursos logísticos, "son los que le correspondían". El magistrado designado la semana pasada en la causa Santiago Maldonado, en reemplazo de Guido Otranto, se instaló ayer en Esquel y comenzó a investigar qué pasó con el joven artesano durante el operativo que Gendarmería ejecutó en la comunidad mapuche de Cushamen.

Dos camionetas 4x4, computadoras con una impresora y viáticos fueron algunos de los pedidos que realizó el titular del Juzgado Federal 2 de Rawson, Gustavo Lleral, para continuar con la búsqueda de Santiago Maldonado, quien fue visto por última vez el 1 de agosto durante un operativo que ejecutó Gendarmería en la comunidad mapuche de Cushamen.

Luego de que se hicieron públicos los requerimientos del magistrado, que fueron ridiculizados por algunos medios periodísticos nacionales, el presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, Javier Leal de Ibarra, defendió al juez al que se designó el viernes en reemplazo de su par de Esquel Guido Otranto, y sostuvo: “lo que menos hay que hacer es reírse”.

Leal de Ibarra en diálogo con Radio Del Mar manifestó que lo que hizo Lleral fue remitir las peticiones para que la Cámara envíe esos requerimientos a cada una de las dependencias que tienen la facultad de proveer las herramientas necesarias para continuar con la investigación.

“El juez Lleral no pidió ni una sola persona más de la que le correspondía”, consideró el magistrado. “La ley de creación del Juzgado Federal de Rawson 2 preveía una serie equis de cargos. La Corte habilitó al Juzgado, porque había un pequeño problema edilicio, con una planta reducida, pero el juez Lleral pidió que se habiliten todos los cargos”, recordó Leal de Ibarra, quien aseguró que la “Corte está por resolver esta situación con la máxima habilidad”.

El magistrado aseguró también que se recibió “toda la documentación necesaria para que esto se cumpla” y para dejar en claro su posición, recordó que “otras dependencias del Estado cuentan con aviones, helicópteros y vehículos de toda gama”.

“El Poder Judicial es una suerte de Cenicienta y este caso es la investigación más importante de la historia. El juez pidió cinco computadoras, dos autos y que le paguen los viáticos”, subrayó Leal de Ibarra.

TRASLADO A ESQUEL

Finalmente, ayer Lleral se trasladó a la localidad de Esquel para continuar con la investigación por la desaparición del artesano. El juez llegó con escoltas y cuatro colaboradores: los secretarios Gustavo Fabián Latorre y Leonardo Jorge Barzini, el prosecretario interino Juan Carlos Araujo y el escribiente interino José Daniel Scocco.

En tanto, el defensor oficial, Fernando Machado, confirmó que le presentará al juez un escrito en el que plasmó las distintas hipótesis que considera. Además, adelantó que piensa pedirle una serie de medidas para dar con el paradero de Santiago.

La fiscal federal, Silvina Ávila, por su parte, continuará trabajando con el expediente caratulado como “desaparición forzada” donde se investiga el accionar que tuvo Gendarmería Nacional ese 1 de agosto, en la comunidad mapuche de Cushamen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico