Los fiscales hablaron de "un acuerdo" para matar 

Los representantes de la fiscalía y el abogado de la querella coincidieron en acusar a los ocho rugbiers imputados por el homicidio que tuvo lugar el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell.

En la primera jornada del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell, los fiscales acusaron este lunes a los ocho rugbiers imputados de ponerse "de acuerdo para darle muerte" al joven, al atacarlo "por sorpresa" aprovechando "que se encontraba conversando en la vereda, distraído".

Por su parte, uno de los abogados que representan a los padres del joven de 18 años asesinado reclamó una pena de prisión perpetua para los rugbiers, a quienes acusó de cometer "una cacería humana", mientras que la defensa de los acusados solicitó la suspensión de juicio al considerar que no se respetaron las garantías constitucionales de los imputados durante la instrucción de la causa.

El primero en exponer los lineamientos de la acusación en el inicio del debate a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC1) de Dolores fue el fiscal Juan Manuel Dávila, quien responsabilizó a los rugbiers Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23) del asesinato de Báez Sosa y los consideró coautores del "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" y "lesiones leves", en el caso de los amigos de Fernando, también atacados en la puerta del boliche Le Brique.

"Lo atacaron por sorpresa (…) aprovechando que el mismo estaba de espalda, provocando que caiga" y lo siguieron " golpeando incluso cuando ya se encontraba prácticamente inconsciente, causándole lesiones que le provocaron la muerte", sostuvo Dávila.

Tras el alegato del Ministerio Público Fiscal, el abogado Fernando Burlando, quien representa a los padres de la víctima como particular damnificado, expresó que "los acusados tomaron la decisión de matar y mataron".

"Vamos a demostrar que los acusados tendieron esa noche sobre Fernando Báez Sosa un verdadero cerco humano" para poder actuar "sin riesgos" para asegurar que "su víctima, su presa" no iba a poder evitarlo "ni contar con ayuda".

Tras ese primer golpe, " se desató una carnicería humana solo concebida en la decisión de quienes agredían", sostuvo. Antes de cerrar sus argumentos, Burlando adelantó que solicitará la pena de prisión perpetua para los ocho acusados, quienes se encuentran presentes en la sala de audiencias de la Cámara de Apelaciones de Dolores, siguiendo de cerca la apertura del debate, sentados en el banquillo con sus rostros con tapabocas y custodiados por una docena de agentas del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

El último de exponer sus argumentos ante el TOC 1 fue el defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, quien pidió suspender el juicio por considerar que durante la instrucción de la causa se violaron las garantías constitucionales de sus asistidos.

"Se les negó la posibilidad de defenderse", " no hay condena que pueda ser válida si el proceso no sigue los procesos de la constitución", manifestó el defensor, quien además cuestionó los dichos de Burlando, al considerar que los detenidos ya fueron condenados públicamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico