Los hermanos Salma y Nicolás Antorena representan con "orgullo" a Río Senguer

Salma tiene 17 años y es tiradora olímpica. Nicolás, de 21 años, se dedica a las competencias de ciclismo. "Mi principal expectativa es estar en los Juegos Olímpicos de la Juventud BBAA2018", aseguró Salma. Mientras que para Nicolás, su objetivo está en el Viejo Continente sobre dos ruedas.

Salma tiene 17 años, terminó sus estudios secundarios y espera con ansiedad cursar la carrera de Geología en la UNPSJB de Comodoro Rivadavia. A Nicolás, con sus 21 años, se lo nota más aplomado, hace un tiempo que vive fuera de la provincia de Chubut desarrollando su carrera deportiva. Son los hermanos Antorena, nacidos en la pequeña localidad de Río Senguer, “a la cual representamos con orgullo”, afirman a la par.

“Mi principal expectativa es estar en los Juegos Olímpicos de la Juventud BBAA2018, estoy entre las cinco mejores del país y clasifican las tres primeras, no es tan lejano ese sueño”, asegura Salma, la tiradora olímpica que tan bien dejó representada a Chubut en cada una de las competencias en las que tomó parte desde hace varios años.

Para Nicolás, el objetivo 2018 está en el Viejo Continente sobre dos ruedas. Europa lo recibirá otra vez, como lo hizo en el pasado 2017 cuando corrió cuatro carreras de ciclismo de ruta. “Esta vez es más seguro, el año pasado fuimos con mi viejo a ver qué pasaba con las pruebas en España. Ahora ya estoy confirmado con el mismo equipo Diputación de León, cerca de Ponferrada, una ciudad importante de la Región de León”.

Con mucha emoción aseguró “la verdad es que si hace cinco años me decías que iba a tener la posibilidad de ir a un equipo europeo no lo creía. Es muy difícil explicar lo que siento por esta chance, es emocionante. Lo veía como algo imposible casi inalcanzable. Por eso estoy entrenando todos los días y muy duro”.

Contando que “estamos en pretemporada por estos días, con doble turno de gimnasio y la bicicleta. Recién viajo en principio de mayo próximo así que tengo tiempo para seguir poniéndome a punto físicamente. Es bastante exigente pero sé que lo necesito para desarrollar mi carrera de la mejor manera. Llegar a correr en Europa no es fácil y no hay que dejar nada sin preparar”.

Orgullosamente confía en “ser el primer deportista que representa a nivel nacional e internacional a Río Senguer, un pueblito de dos mil habitantes. Además de ser representante de Chubut y también de Argentina, porque a nivel internacional los ciclistas del país en Europa se cuentan con los dedos de la mano”.

Mientras Salma analiza “el año pasado terminé muy bien, en la cuarta ubicación del ránking y siendo parte de la selección argentina de tiro olímpico. Entrenando además con Lubos Opelka, de República Checa, un experimentado entrenador lo que me permitió mejorar mi marca para terminar el año de la mejor forma”.

Para ella el futuro está en Comodoro Rivadavia con la carrera de Geología en la Universidad San Juan Bosco. “Me gustó esta materia cuando la tuve el año pasado en la escuela y por eso decidí seguir aprendiendo. Sin dudas que será difícil complementar el estudio con los entrenamientos, porque allá no hay polígono y tendré que venir un par de días en la semana a Rawson para practicar”.

EMBAJADORES DE SU LUGAR

La sonrisa se les hace más grande a los hermanos Antorena cuando tienen que hablar de su lugar de origen. “Es un orgullo decir que somos representantes de Río Senguer”, valora Salma para que Nicolás asegure “tiene otro gusto ganar y ser de un pueblo tan chico. Saber que nunca nadie te regaló nadie”. Todo cuesta “casi el doble cuando hay que recorrer muchos kilómetros para hacer un deporte que te apasiona” coinciden.

“Siempre nos están apoyando los chicos y los vecinos de Río Senguer, así que damos todo por nuestro lugar y la provincia”, sostienen.

Campeón de los Juegos de Araucanía con Chubut hace algunos años, Nicolás abre las puertas de su hogar en Santa Fe de manera permanente. “Ya estuvo conmigo Germán Walker y también invité a Edgar Parada, otro chico del interior para que viva allá y pueda entrenar de mejor manera. Siempre que pueda los invito porque no es fácil progresar en otros lugares sin el acompañamiento y que se te abran otras puertas”.

Salma, representante de Chubut en varios torneos Nacionales Evita, sabe que “en Europa están los principales equipos de tiro olímpico y por eso mi mira apunta allí. También en China, por ejemplo. Aunque por ahora priorizo llegar a los Juegos de la Juventud en Buenos Aires, en octubre de este año”.

En materia de agradecimiento, los chicos Antorena tienen memoria, no se olvidan de los que le dan una mano. Nicolás toma la posta para destacar “a Denis Aleman, mi entrenador, que me da una mano tremenda con toda su experiencia. A mi novia, Agostina Colman que siempre me tiene encaminado y es un pilar fundamental. Sin ella las cosas serían mucho más difícil, sin dudas, al igual que mis viejos y mi familia, un apoyo tremendo”. Por supuesto que valoró “lo que me enseñó David Cárdenas, que es mi padre en el ciclismo. Siempre me aportó cosas que me ayudaron a mejorar”.

Para Salma “lo de mi entrenador Elio Crespo es prioritario, porque estuvo desde mi primera competencia. Y sin mi familia no hubiera llegado a ningún lado, de eso que no queden dudas”.

Además de destacar ambos deportistas “el permanente acompañamiento de Chubut Deportes y la provincia en cada uno de los viajes que hacemos o las cosas que necesitamos los deportistas de Chubut”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico